Real Jaén

'Súper López' y un 'Ángel' salvan al Real Jaén en el Medina Lauxa

Antonio López, uno de los protagonista del partido, lucha por un balón con el portero del Loja./BESTPHOTOSOCCER / REAL JAÉN
Antonio López, uno de los protagonista del partido, lucha por un balón con el portero del Loja. / BESTPHOTOSOCCER / REAL JAÉN

El delantero firmó dos tantos a su exequipo y el meta jienense paró un penalti que hubiera supuesto el empate a uno

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

No todos los superhéroes usan capa. En el Real Jaén militan dos que visten de corto y cuentan con una pegada mortal y unos reflejos felinos como superpoderes cuando pisan el verde. Antonio López y Ángel de la Calzada destilaron ayer sus habilidades excepcionales, propias de 'Súper López' y el 'Ángel blanco', para dejar tres puntos muy necesarios en la faltriquera de los blancos. El cordobés Diego Delgado no dio con la 'criptonita' para anular a un conjunto jienense que buscará asaltar el liderato el próximo sábado, a partir de las 16:30 horas, ante el Huétor Vega.

Curiosamente, Antonio López firmó la pasada temporada los dos tantos del triunfo del Loja ante los blancos. Y ayer saldó su deuda con otros dos goles en el Medina Lauxa ante el que fuera su equipo. El destino guarda grandes curiosidades.

Los blancos salieron con el cuchillo entre los dientes. Presión alta con la intención de asfixiar la salida del esférico del rival.

El partido se disputaba en un terreno de juego de amplias dimensiones y en un césped artificial pero de última generación y renovado recientemente. Un tapete donde no hay excusas para jugar bien a este deporte.

El Loja no tardó en presentar sus credenciales. A los nueve minutos Chico entró por banda izquierda y su centro provocó el pánico en la zaga blanca. En el otro área Vela la cruzó en exceso.

Los de Diego Delgado dejaban espacio a su rival para que el Real Jaén se confiara en un falso dominio y madurar así el golpe en alguna contra eléctrica. Hay muchas fórmulas para llegar al éxito. Y todas son válidas si al final se ven confirmadas por los tres puntos.

A Mario Martos se le fue un disparo con la zurda. Los blancos seguían madurando el partido. Contaban con mayor presencia en el campo contrario. Pero el Loja aguardaba, cauteloso y paciente, su oportunidad.

A la media hora de juego el colegiado anuló una acción que acabó con la pelota alojada en la portería jienense.

Al descanso se llegó sin goles y sin que ninguno de los dos contendientes hubiera disfrutado de alguna ocasión clara de gol. El Real Jaén se marchó al túnel de vestuarios rumiando la necesidad de dotar al segundo round de una mayor profundidad y algo más de ritmo, para complementar su dominio de la pelota y poder traducirlo en gol.

Crespo volvió a dar la sorpresa en su once. Se caía, no estuvo ni en la convocatoria, Víctor Armero y también Raúl García, que esperaba su oportunidad en el banquillo. Les sustituían Cervera y Jorge Vela. La pareja de centrales volvía a estar formada por Ramón y Manu Alemán.

Los rivales no pierden el paso. Las victorias del Palo y Linares obligaban a los blancos a sumar los tres puntos en el Medina Lauxa para mantener la segunda plaza y llegar a la última jornada de la primera vuelta con opciones matemáticas de asaltar el liderato.

El centro del campo suele convertirse en una concurrida parcela de hacinamiento. Cada vez es más complicado encontrar espacios libres.

Los laterales del Real Jaén tienen, más que permiso, la obligación de hacer las maletas y alojarse en el área rival. Se lanzan a la aventura, corriendo serios riesgos defensivos, con hambre de gol. Y eso lo saben los rivales que nutren sus bandas de peloteros rápidos con habilidad para ganarles la espalda. Es el juego del gato y el ratón con un balón de por medio.

A Germán Crespo le apasiona el riesgo si lleva aparejado buen fútbol. Un estilo que no se negocia. Su objetivo es convertir al Real Jaén en un equipo fiable que destile un juego preciosista.

Partido de ida y vuelta

El duelo se fue poniendo serio. El rígido corsé táctico que había ejercido su tiranía en los primeros 45 minutos se difuminó y ambas escuadras empezaron a dibujar un choque de ida y vuelta.

Dos claras ocasiones visitantes y a la tercera, el Real Jaén golpeó primero por mediación de Antonio López, que no celebró el tanto por su pasado lojeño. Cervera puso un centro medido, en un córner, y el delantero granadino impuso su dominio aéreo.

Diego Delgado movió sus piezas. Pero las ocasiones seguían cayendo del lado de un Real Jaén al que el gol le había otorgado una dosis de fe y confianza extra. Manu Alemán puso en muchos apuros al meta Cámara en una falta directa y en el posterior saque de esquina fue Moha el que estuvo cerca de firmar el cero a dos.

En el minuto 70 el colegiado cordobés señaló un dudoso penalti en el área jienense y expulsó a Choco, que ya contaba con una amarilla por supuestamente tocar el esférico con la mano. También fue expulsado, por las protestas, el técnico blanco. Nino lanzó pero adivinó la trayectoria el ángel blanco, De la Calzada.

El Real Jaén cambió sus planes. Se abortó el cambio de Raúl García y Rentero entró en sustitución de Mario Martos. Moha se cambió de banda. Había que aguantar el marcador un cuarto de hora.

Cervera dio ayer una clase magistral de cómo se deben poner las acciones a balón parado. En una copia del cero a uno Antonio López remató en plancha pero se topó con el acierto de Cámara bajo palos.

El Loja CD se volcó buscando la igualada y sumergió al Real Jaén en su área y en un profundo sufrimiento hasta el último suspiro.

Pero Antonio López asestó un golpe mortal, su gol número 12 en la competición doméstica, en una acción en la que sacó rédito de la falta de entendimiento de los centrales locales.