Real Jaén

La 'novena' sinfonía blanca

La 'novena' sinfonía blanca
JUAN DE DIOS ORTIZ

El Real Jaén, liderado por la batuta de Fran Hernández, derrotó al Torredonjimeno | Pese al resultado abultado, los rojiblancos destilaron una digna imagen y tuvieron sus opciones en el coliseo de la capital jienense

JOSÉ ANTONIO GUTIÉRREZ JAÉN

La novena sinfonía es recordada como el testamento de Beethoven, una de las obras más conocidas y aclamadas del propio compositor y también de la historia de la música. Una oda a la alegría que comparten los aficionados del Real Jaén en este 2019, un año en el que la escuadra de la capital jienense está destilando un juego coral y afinado. El noveno triunfo del año llegó bajo la batuta de un Fran Hernández que destapó el tarro de sus mejores esencias futbolísticas. Y ante un Torredonjimeno que incomodó a los de Germán Crespo en numerosas fases del duelo. Pero este Real Jaén posee una pegada descomunal, con la que sueña con recuperar la categoría de bronce del fútbol nacional.

El Real Jaén, fiel al guión que le ha llevado a firmar un pleno de victorias en 2019, decidió mostrar sus galones desde el pitido inicial. Intensidad, control del esférico y presión asfixiante buscando abrir la lata para obligar al rival a sacrificar orden defensivo por riesgo.

En el primer saque de esquina Manu Alemán no llegó al remate por centímetros. Preámbulo de un gol que llegó poco después. Con el sexitano Víctor Armero como protagonista. Un tanto de bella factura desde la frontal del área, tras asistencia desde la izquierda de Ocaña.

Tres minutos y los de Manuel Chumilla estaban obligados a remar con el marcador en contra.

Los blancos son un bloque hambriento. No se sacian fácilmente. Y siguieron percutiendo sobre la portería rojiblanca. 29 tantos habían logrado en los ocho duelos de este año.

El Torredonjimeno no se amilanó. Es un bloque que atesora calidad en las botas de sus peloteros. Jugadores capacitados para destilar transiciones eléctricas con las que empezaron a inquietar la portería defendida por Ángel de la Calzada, un sólo tanto encajado en 2019.

Pero las ocasiones más significativas había que seguir apuntándoselas al bando local. Un centro chut de Fran Hernández estuvo cerca de sorprender al meta Rubén.

El ritmo del duelo decayó en el ecuador del primer round. Y el Torredonjimeno decidió dar un paso al frente. El Real Jaén había aminorado su presión asfixiante y Montiel aprovechó la ocasión para subir las tablas al luminoso a la media hora de juego. Fue una acción que demuestra el fútbol que posee el conjunto tosiriano. Un error de Jorge Vela, que perdió el balón, contra veloz que pilla mal posicionada a la defensa local y un balón medido al área desde la izquierda lo cabecea a la red Montiel.

Respondió Antonio López en una acción en la que se topó con los reflejos bajo palos de Rubén.

Los pupilos dirigidos por Germán Crespo habían vuelto a poner cerco al área rival. El asedio se acrecentó conforme el partido se acercaba al final del primer periodo. Pero los blancos daban muestras de haber perdido su clarividencia a la hora de atacar.

Cuando el juego de un equipo no está siendo fluido necesita que aparezcan esos futbolistas con magia en sus botas como es el caso de Fran Hernández. En el costado izquierdo se marchó de su par y firmó un latigazo con su derecha desde unos 25 metros que se coló por el primer palo de la portería defendida por Rubén. Un tanto, de larga distancia, especialidad de la casa.

Superlópez

Y a renglón seguido fue Antonio López el que amplió la renta. Definió con mucha clase en el uno contra uno. Se resintió en esa acción de un problema en su rodilla izquierda, pero pudo volver al partido. Tanto número 27 para el máximo artillero nacional, con el que iguala la cifra que consiguió en el pasado curso liguero.

El partido era muy especial para Juanca. Un jugador que creció como pelotero con clase de la mano de Manuel Chumilla. Se medía a los que la temporada pasada fueron sus compañeros.

El guión del encuentro no se modificó en la reanudación. Antonio López se quedó a las puertas de ampliar su cuenta goleadora en el minuto 54.

El técnico granadino apostó por mover sus piezas y volver a un sistema con dos referentes ofensivos. Juan Delgado entró sustituyendo a Jorge Vela. También oxigenó a su equipo Chumilla.

Juanca buscaba su gol. Pero su remate no dio con la jaula por poco.

En el minuto 80 el Torredonjimeno puedo acercarse en el marcador tras un lanzamiento de falta directa de Javi Quesada que se perdió cerca de la madera. Los jugadores rojiblancos reclamaron que las manos que originaron la infracción se habían cometido dentro del área local.

El partido se había vuelto espeso y de nuevo acudió Fran Hernández al rescate. El centrocampista granadino resolvió con precisión quirúrgica una jugada precedida de rechaces en el área tosiriana en la recta final del segundo acto. Otra vez desde la frontal del área, ajustando el balón al palo como solo el jugador granadino sabe.

Al final, triunfo de los blancos que se afianzan en lo más alto de la tabla del Grupo IX con 75 puntos. Aumentan, además, su renta goleadora con el Linares Deportivo, circunstancia que daría a los de Crespo un hipotético partido de ventaja. Además, aprovecharon el pinchazo del Palo para ampliar su distancia con el tercer clasificado, que ahora es de doce puntos. El domingo tendrán una difícil prueba en Mancha Real, a partir de las 17:30 horas.

Por su parte, el Torredonjimeno deberá seguir remando para mantener la categoría. Con 36 puntos está fuera de los puestos de descenso, con los que tiene un colchón de dos, pero inmerso en las posiciones que podrían hacerle perder la categoría. El domingo recibe en el Matías Prats al Linares (18:00 horas).