Real Jaén

El Real Jaén también sabe sufrir

Felicidad de los jugadores del Real Jaén tras anotar uno de los goles del partido. /JUAN DE DIOS ORTIZ
Felicidad de los jugadores del Real Jaén tras anotar uno de los goles del partido. / JUAN DE DIOS ORTIZ

Los jugadores dirigidos por Germán Crespo acusaron el error que desembocó en el tanto del empate veleño y hubo más precipitaciones | El Vélez CF puso en muchos apuros a un conjunto blanco que mantiene el liderato

JOSÉ A. GUTIÉRREZ

Tocó ponerse el mono de trabajo. Y derrochar capacidad de sufrimiento para doblegar a un Vélez que demostró en la capital jienense que es un serio candidato al play off. El Real Jaén mantiene el liderato superando un importante escollo en el calendario. Un chute más de moral para un equipo que no para de crecer y que suma su quinta victoria consecutiva.

El Real Jaén fue fiel a su guión habitual. No se tomó ni un respiro en hacerse con el esférico y por este medio mandó en el partido desde el pitido inicial.

El terreno de juego presentaba una leve mejoría respecto a semanas anteriores pero sigue siendo un handicap para la propuesta de fútbol asociativo que proponen los blancos. Los laterales, como de costumbre, muy adelantados, convertidos en dos extremos más, dos estiletes con los que percutir sobre el sistema defensivo del rival.

El gol es una llave que abre puertas colosales y el Real Jaén lo está encontrando, desde los primeros minutos, en las últimas jornadas. A balón parado el central del Real Jaén, Manu Alemán, se incorporó al ataque para abrir la lata. El canario ganó el salto en el segundo palo a la defensa veleña a los diez minutos.

El Vélez seguía fiel a su idea de mantenerse ordenado atrás y con las líneas muy juntas, ante un Real Jaén que destilaba una sinfonía coral de fútbol exquisito. El tanto reforzó la idea y la convicción de los locales, que acrecentaron su dominio. Juanca, con libertad de movimientos, y partiendo desde la media punta se estaba gustando, destilando por su botas gotas de fútbol de muchos kilates.

Tras una indecisión entre Moha y De la Calzada, en una acción de mala fortuna, el Vélez firmó la igualada. Nadie lo esperaba. Dani González, el capitán visitante, batió al meta local. Lo vio adelantado y lo superó con un lanzamiento de larga distancia. Un dato curioso: el Vélez había empatado a uno en sus tres últimas visitas al coliseo blanco.

Los de la capital jienense habían enlazado cuatro jornadas dejando su portería a cero. En su feudo eran cinco los partidos que sumaban sin ver perforada su portería. El CD El Palo fue el último rival que había logrado marcar en La Victoria. Además, los de Crespo solo habían encajado un tanto, y de penalti, desde la debacle sufrida en Antequera allá por el seis de diciembre del año pasado. Estadísticas que toca resetear.

El tanto sirvió para que el Vélez mejorara sus prestaciones ofensivas. Y también equilibró las fuerzas del duelo. Ya en la recta final del primer round el Real Jaén acumuló llegadas sobre el portal defendido por Javi Cuenca. Juanca sorteó un mar de adversarios pero su disparo se perdió alto. Javi Cuenca desvió la ocasión más clara que tuvo en sus botas 'Superlópez'. Una acción con la que se llegó al descanso.

Cambios en el once

Una de las señas de identidad de este equipo son las rotaciones. Cada semana y siempre con alguna que otra sorpresa. La principal ayer fue la presencia en el banquillo de Choco. Moha ocupaba el lateral derecho, con Manu Alemán y Ramón como pareja de centrales. El timón en el centro del campo era para Fran Hernández y Cervera, con Juan Carlos, después de su gran partido la pasada jornada, en banda para medirse al equipo desde el que llegó a la casa blanca en el pasado curso liguero.

José Carlos Tello es un técnico muy experimentado en la categoría. Ha conseguido imprimir su sello, sobrio y rocoso, a un bloque que es uno de los aspirantes a los puestos de privilegio. Un plantel veterano de peloteros con clase. Una dura prueba para la defensa del liderato. Tello colocó al veterano Luija para frenar las subidas de Álvaro Ocaña.

Para Juanca cada partido es un menú variado de golpes y derribos. Complicado que cada vez que inicia una acción no acabe con sus huesos sobre el verde.

La precipitación angustiaba a un Real Jaén que erraba a la hora de dar el último pase.

Crespo decidió mover sus piezas. Entraron Choco y Jorge Vela por Moha y Juan Carlos. El cambio provocó que Tello reforzara su lateral zurdo recolocando ahí a Luija.

Si no aprendes de tus errores estás condenado a repetirlos una y otra vez y Dani González tuvo en sus botas copiar la acción del tanto del empate. Pero esta vez no estuvo fino en la definición.

El técnico granadino quemó sus naves. Armero dejó su sitio en el terreno de juego al delantero Juan Delgado, que debutaba con el Real Jaén.

En una contra eléctrica, que los locales reclamaron como fuera de juego, Vergara se marchó en velocidad pero marró el mano a mano ante Ángel de la Calzada al cruzar en exceso el balón.

Y como el que perdona no tiene perdón y lo acaba pagando, el killer del Grupo IX destapó su magia para firmar el dos a uno con un remate de cabeza a la salida de un saque de esquina. Su vigésimo tanto en la competición doméstica. Un gol con mucho suspense.

Vela tuvo el tanto de la tranquilidad en el 84. No acertó y tocaba seguir abonados al sufrimiento.

En el descuento Rafa Navarro fue expulsado, con roja directa, por una fea entrada a Juanca. Y ya no hubo tiempo para nada más. Victoria del Real Jaén que suma una semana más en lo más alto de la tabla clasificatoria. Quedan 15 batallas, la próxima en el municipal de Martos.