Real Jaén

El Real Jaén se reivindica

El Real Jaén desarrolló un buen juego durante la primera parte del partido. /JUANDE ORTIZ
El Real Jaén desarrolló un buen juego durante la primera parte del partido. / JUANDE ORTIZ

El conjunto blanco se impuso al Almería B tras una gran primera mitad | Juanca, Javilillo y Ramón firmaron los goles en un partido en el que el tanto visitante lo marcó Raúl García, ex de la casa blanca en el pasado curso

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

Al fútbol no hay quien lo entienda. Por eso mejor limitarse a disfrutarlo. Al Real Jaén le bastó su enorme pegada durante el primer tiempo para decantar la balanza ante un Almería B pueril en defensa. Los blancos siguen teniendo una asignatura pendiente en su balance defensivo, pero ayer encontró picos de buen fútbol que sirvieron para maquillar algunos desajustes atrás. Dejó los tres puntos en su zurrón ante un presumible rival directo y dejó la sensación de ir ensamblando su idea futbolística. Parece que hay mimbres para un buen cesto y peloteros con clase al servicio de una idea.

El técnico toloxeño había asegurado en la rueda de prensa previa al duelo que «era el momento adecuado para realizar cambios en el once». En las dos primeras jornadas repitió la alineación que se impuso al Villarrobledo en el Trofeo del Olivo. Hicieron un buen partido y González quiso darles continuidad. Pero los errores destilados en el Escribano Castilla motivaron una pequeña revolución. Lobato, Monty y Vela dejaban su sitio a Mauro, Fran Hernández y Javilillo.

Marcelo y Fran Hernández se colocaban, de inicio, justo por detrás de Miguel, con Juanma Espinosa ejerciendo labores de medio centro defensivo. Una apuesta que está por ver si también es la elegida en el rol de visitante.

En las filas del filial, destacaban dos ex de la casa blanca: Raúl García y Ezequiel.

El conjunto dirigido por Esteban Navarro quiso discutir la pelota a los locales desde el inicio. Pero fue Juanca, en la primera llegada con peligro, el que inauguró el marcador. Tras un saque de banda de Ocaña a Miguel Martín, que conectó con el de Cazalilla para que se deshiciera de su par y lo cruzara, con precisión quirúrgica, ante Jero. Su tercer tanto, tras firmar dos ante el Melilla CD en el debut liguero.

Fran Hernández va camino de convertir en habitual lo increíble. Desde su campo, tras ver adelantado al meta rival, estuvo a punto de firmar el dos a cero. El esférico se topó con el travesaño.

Raúl García, con malas intenciones, mandó el balón cerca de la escuadra defendida por Ángel. Aviso serio de los visitantes.

Cumplido el primer cuarto de hora quedaba claro que el césped no estaba ni para las vacas. Además, no se regó, por lo que el balón botaba como un conejo y ralentizaba los intentos de meter una marcha más a la hora de hacerlo circular.

Quizás por eso ambas escuadras tuvieron que buscar otras opciones y apartar el cuidado y mimo de la pelota para otra ocasión más propicia. Es importante no descuidar el esférico, porque solamente hay uno, pero también saber moverse sin él y aprovechar los espacios que cede el rival. Este Real Jaén no mima la bola como lo hacía su antecesor en el curso pasado, pero tampoco desdeña una rápida y eléctrica transición tras recuperarlo.

El Almería B empató por mediación de Raúl García. Jugada por la izquierda de Sanchís con la incorporación de Fermín, remate de Enri al poste y el rechazo, sin oposición, lo alojó en la red el ex del conjunto jienense. No lo celebró.

Facilidades defensivas

Real Jaén y Almería B deberán mejorar sus prestaciones defensivas si quieren hacerse un hueco entre los puestos de privilegio del Grupo IX y contar con aspiraciones de abandonar el pozo de la Tercera División. Javilillo encontró una autopista por el centro de la zaga rival para plantarse ante Jero y firmar el dos a uno, culminando una continúa circulación de balón de los locales. Alegría en la grada y monumental enfado en el banquillo rojiblanco.

En el minuto 27 el larguero volvió a repeler un lanzamiento de los locales, en esta ocasión con Miguel como protagonista.

Y como las facilidades hay que agradecerlas y aprovecharlas, Ramón fue el protagonista del tercer tanto del Real Jaén. Remató con la testa tras el saque de una falta puesta con el guante de Fran Hernández.

Este Real Jaén cuenta con múltiples recursos y variantes ofensivas. Pero debe crecer desde atrás. Tras una tregua para tomar aire, terminó el primer round volcado sobre el portal visitante. Marcelo lo intentó desde fuera del área.

El Almería B fue víctima de un atropello ofensivo de los blancos en los primeros 45 minutos, pero también de su debilidad atrás.

El segundo periodo se inició con un guión muy parecido. Un disparo de Miguel se perdió alto. El Real Jaén, hambriento, quería más.

Los blancos estaban ganando y dejando buenas sensaciones. Un equipo atrevido, con energía ofensiva y que transmite frescura. Toca mejorar la irregularidad atrás para componer una sinfonía cuyos acordes empiezan a sonar a música celestial en los oídos de sus seguidores.

El Almería B intentaba buscar refugio en el balón para ocultar sus defectos. Logró arrebatarle la pelota al Real Jaén pero sin traducir este dominio en ocasiones de peligro.

González empezó a mover sus piezas en el minuto 65. Miguel Martín, que se retiró con molestias por un pinchazo, dejó su sitio en el terreno de juego a Sosa. Juanca se situó como referente ofensivo. Y a renglón seguido fue Marcelo, cálidamente ovacionado por la afición local, el que fue sustituido por Plusco. Quedaban 20 minutos y el técnico del Real Jaén daba oxígeno a su equipo.

Ángel de la Calzada evitó que el Almería B se metiera el partido, cuando en La Victoria comenzaba a llover de forma copiosa. El verde lo agradeció.

El Real Jaén demostró en el segundo round que defender también es un compromiso colectivo. Sin grandes excesos ni alegrías ofensivas logró maniatar a un Almería B que tuvo el balón pero sin frutos en ataque. Queda demostrado que para marcar no alcanza con contar con peloteros jóvenes y con voracidad.

Javilillo cayó en el área. El respetable reclamó el punto de penalti, pero el colegiado no quiso ver el choque de trenes con su par y decidió sacarle una cartulina amarilla que supuso la segunda para el interior almeriense. Y ahí murió un partido que se había decidido en su primera mitad.