Real Jaén

El Real Jaén se deja dos puntos ante el Vélez CF en la recta final

El lateral derecho Choco y el delantero granadino Antonio López volvieron a asociarse en el primer gol del conjunto jienense./BESTPHOTOSOCCER / REAL JAÉN
El lateral derecho Choco y el delantero granadino Antonio López volvieron a asociarse en el primer gol del conjunto jienense. / BESTPHOTOSOCCER / REAL JAÉN

El jugador local Álex Martínez fue protagonista en los dos goles, el primero se lo dio el colegiado tras una acción de Antonio López

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

En los últimos compases del duelo se escaparon dos puntos que parecían estar bien amarrados en la faltriquera blanca. Así es este deporte. Si careces de instinto criminal el rival no perdona.

El Real Jaén domina pero no controla los partidos. Es el dueño del esférico pero le cuesta aprovecharlo en los metros finales. Le cuesta desatar una tormenta ofensiva perfecta. Y se diluye en el entramado defensivo del rival con un fútbol de toque y muchas veces demasiado horizontal.

Pero todavía es pronto para encender las alarmas. No es el momento de sumarse a la corte de los eternos pesimistas. Por hora hay que mirar el vaso medio lleno. Siete puntos de nueve no es mal botín y contar con diez en seis jornadas sería preocupante si el Grupo tuviera unos dominadores claros como la temporada pasada con Atlético Malagueño y Almería B. Pero no es el caso. Sí es cierto que hay que mejorar mucho las prestaciones en el rol de visitante. Pero nada que no se pueda lograr con trabajo.

Ayer tocaba aclimatarse al desgastado césped artificial del Vivar Téllez. Un reto para un bloque al que le gusta mimar el esférico.

Con Juanca y Juan Carlos fuera de la convocatoria, el primero por molestias y el segundo por problemas de salud, Crespo apostó por vez primera esta temporada por un once con sus dos arietes: Migue Montes y Antonio López.

Desde el inicio quedó clara la trama de este duelo. Los blancos querían dominar el partido por medio del esférico y el Vélez apostaba por velar armas atrás esperando su oportunidad. Nada nuevo bajo el intenso sol que lucía en la localidad malagueña. Tocaba pues dar con la fórmula para traducir ese dominio en ocasiones y goles.

El balón, caprichoso y juguetón, se paseó por el área local en varias ocasiones. Montes y Armero afinaban su puntería. En las filas locales Eloy, con molestias en una rodilla, tuvo que dejar su sitio a Facu a los ocho minutos.

El Vélez seguía aplicando a su juego especulación, control y grandes dosis de cálculo. Alergia al riesgo y a la rebeldía de los futbolistas. Los de la capital jienense buscaban el gol como llave que abriera ese dique táctico. Pero encontrar el gol, pese a utilizar el buen trato al balón como medio, no es sencillo cuando el rival, bien estructurado, te hipnotiza con su letargo defensivo.

Antonio López sacó a relucir los reflejos de Javi Cuenca. Migue había aprovechado el rechazo para alojar la pelota en la jaula, pero estaba en fuera de juego. Choco e Higinio se han acostumbrado a salir con el cuchillo entre los dientes. Como casi no tienen que preocuparse de defender se transforman en dos puñales ofensivos.

En la recta final del primer round el encuentro se liberó de su rígido corsé táctico y como el Real Jaén no asestaba un golpe a su rival, el Vélez se fue animando a dar un paso al frente, aunque tímido, en ataque.

A pesar del dominio tiránico, al Real Jaén le faltó instinto asesino. Muchos disparos a puerta pero todos se estrellaban en alguno de los integrantes de la muralla local.

Segundo round

Los de Crespo salieron del túnel de vestuarios decididos a intensificar su acoso a la portería local. La enésima subida por banda de Higinio se quedó sin rematador.

La pizarra del técnico granadino estuvo cerca de dar sus frutos en el saque de una falta. Con todo la más clara fue para el Vélez. Vergara, el futbolista con mayor calidad y las ideas más claras de los locales, dilapidó un mano a mano con Ángel de la Calzada. Minuto 62 estaban llegando los mejores minutos de los de José Carlos Tello.

Juanma Espinosa es ese actor necesario que hace mejores a los futbolistas que le rodean. Imprime jerarquía y la inteligencia para convertir en maravillosa cualquier cosa. De su tacón, y de la clase que destila por sus botas, nació el primer gol jienense. El de Arbuniel se asoció con Choco, que ganó la línea de fondo, el balón llegó a Antonio López y tras una melé en el primer palo la pelota acabó traspasando la línea de gol. El colegiado almeriense acabó dando el tanto a Álex Martínez en propia puerta.

Crespo decidió empezar a mover sus piezas. El primer elegido sería Mario Martos que entraba por Migue Montes.

El Vélez, que era feliz con el cero a cero, se vio obligado a sacrificar orden para ir a buscar la igualada.

La alegría fue fugaz en las filas blancas. Había cambiado la dinámica y el partido no auguraba buenos presagios para los visitantes. En un balón colgado, en el minuto 88, el Vélez sacó rédito a la presión a la que estaba sometiendo a su rival. Álex Rodríguez acertó con la escuadra, imparable para Ángel, en un remate de cabeza tras un centro medido de Nacho. Dos goles, uno en cada portería, con el mismo protagonista. Incluso en el minuto 91 un lanzamiento de falta directa de Dani González se perdió cerca de la cruceta.

Los blancos acabaron desquiciados por la actuación arbitral. Se quejaron de la diferencia de criterio a la hora de señalar las faltas. El Real Jaén no pudo tener intensidad en su juego, cualquier contacto era penalizado, pero no es menos cierto que los partidos hay que cerrarlos o al menos sellar la portería.

El Real Jaén hasta ahora ha dejado la sensación de ser un bloque que puede destilar muchas más cosas. Obligado a digerir la ansiedad del quien se sabe favorito, poco a poco debe liberarla para que fluya el fútbol que este bloque lleva dentro.

 

Fotos

Vídeos