Real Jaén

Pablo Fernández: «Este equipo no se relaja nunca, quiere ganar siempre»

Pablo Fernández firmó este año en el Real Jaén procedente del Motril./Bestphotosoccer/Real Jaén
Pablo Fernández firmó este año en el Real Jaén procedente del Motril. / Bestphotosoccer/Real Jaén

El preparador físico del Real Jaén subraya la profesionalidad de una plantilla que «ha logrado una dinámica que se ve en muy pocos clubes»

JOSÉ A. GUTIÉRREZJaén

La plantilla del Real Jaén disfruta desde hoy y hasta el domingo de un merecido descanso. Los jugadores se llevan un plan de trabajo confeccionado por el preparador físico, Pablo Fernández, una de las piezas de un cuerpo técnico que está haciendo funcionar como una maquinaria perfectamente engrasada al conjunto blanco.

Con una filosofía de trabajo que pasa por meter entrenamientos con balón para que los futbolistas disfruten. «Les gusta el trato con el balón, entrenamientos amenos, competitivos y así entendemos tanto Germán como yo este deporte».

Y disfruta participando en los rondos y más de un futbolista se ha llevado un caño alguna vez. También ejerciendo de 'comodín' para completar algún equipo en las sesiones. No en vano llegó a jugar en Tercera División en Huétor Vega. «Aproximadamente hasta los 21 años. Compaginé mi faceta como futbolista con la de preparador físico del bloque juvenil y conseguimos un ascenso a Liga Nacional. A partir de ahí dejé de jugar y me incorporé al cuerpo técnico. Y no te bajo el nivel en un entrenamiento. Jugaba de lateral y era ambidiestro. Moha me recuerda que podría tener ficha en este equipo, pero está claro que la competición es otra cosa».

Destaca que «a los futbolistas les gusta pasarlo bien. Y en este vestuario no faltan las bromas, no hay grupos apartados. Las sensaciones de grupo humano son excelentes. Han formado un grupo no solo de buenos jugadores, también de buena gente. Todavía no he visto una mala cara entre jugadores que compiten por un mismo puesto».

Ayer la plantilla realizó la última sesión de trabajo de la semana. Un torneo de pádel en las instalaciones de la UJA en el que se impuso la dupla formada por Dani y Cervera en la final ante Fran Hernández y el técnico, Germán Crespo. «No todos han podido participar porque algunos arrastran algunas leves molestias por el partido del pasado domingo en el que el campo estaba muy duro como Heras y Mario».

Al final el grupo se ejercitó el lunes, «una sesión normal de recuperación para los que compitieron y para los que no un trabajo compensatorio de carga. Bastante exigente para la gente que no tuvo la suerte de jugar».

Ayer tocó pádel y a partir de hoy vacaciones pero con 'deberes'. «Un plan de trabajo de cara a la Semana Santa. Con tres días de rutinas, jueves, viernes y sábado con descanso el miércoles y el domingo. Son bastante responsables y me suelen ir contando lo que hacen».

Se trata de un trabajo «global con algunos matices. El jueves tendrán una carga un poco más alta, con trabajo de fuerza por grupos musculares y series de carrera de alta intensidad y cambios de ritmo. El viernes baja la intensidad y les he propuesto algún deporte, algo más ameno. Pádel o tenis, por ejemplo. O una carrera de 40/45 minutos a un ritmo más flojo. Y el sábado vuelve a ser más exigente, con series de velocidad y carrera de alta intensidad con fuerza compensatoria. La idea es que el futbolista se administre el trabajo al ser sesiones de aproximadamente una hora. El domingo toca descanso y ya el lunes empezaremos una semana normal». En el terreno alimenticio «les hemos dado más libertad para no ser tan invasivos en un tiempo de descanso».

Pablo subraya que se trata de un grupo muy responsable, que se cuida a fondo. «Choco, Heras, Javi Pérez, Juanma Espinosa son jugadores que se cuidan mucho. Todos saben donde están los límites. Abogo por el sentido común, pero es importante que la cabeza desconecte».

Sin lesiones graves

La plantilla se encuentra a un gran nivel. Y la principal prueba radica en el bajo número de lesiones que se están produciendo. «Buscamos eso, la disponibilidad máxima del futbolista para el entrenador. Que Germán pueda elegir entre los 22. Podemos hablar de buen nivel físico en cuanto a que no hay lesiones».

Interrogado por la fórmula del éxito para lograr el buen ambiente que existe en el vestuario explica que «nos vemos seis días en semana desde mediados del mes de julio. Somos como una familia. Está jugando todo el mundo y se ha entendido que ésta es la fórmula idónea para funcionar. Todo el mundo acepta que el equipo va primero que la persona. Se ha dado con una dinámica que se ve en pocos clubes. La alegría se multiplica cuando se consiguen triunfos en campos complicados como pasó en Torremolinos».

Y añade que «el equipo está aislado de la presión. Tenemos mucha confianza en nuestras posibilidades y por eso llevamos tantas jornadas sin perder. El propio calentamiento denota tensión y ganas de ganar. Este equipo no se relaja nunca quiere ganar siempre».

A la vuelta del merecido descanso vela armas el Antequera de José Jesús Aybar. «Sobre el papel es el rival más complicado por la clasificación. Aunque luego fuera de casa nos tocan rivales exigentes. Nuestro primer objetivo es ser campeones y jugarnos el ascenso en una eliminatoria».

Germán lo llamó al final del pasado curso liguero, tras haber sido el preparador físico del Motril. «Me preguntó si tenía contrato porque su preparador físico no podía trabajar por la mañana. Además, él había entrenado a jugadores con los que yo había coincidido y le habían dado buenas referencias».