Real Jaén

Fe para mitigar errores atrás

Raúl García pelea por arriba el esférico con Ramiro. /JOSÉ ANTONIO SALVADOR
Raúl García pelea por arriba el esférico con Ramiro. / JOSÉ ANTONIO SALVADOR

El Real Jaén igualó en Motril un dos a cero adverso en los últimos diez minutos con tantos de Moha y Martos

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

Un punto por convicción. El Real Jaén no encontró el gol ante el Motril cuando más lo mereció, tras destilar una primera media hora plena de buen fútbol, y acertó con la portería rival en el momento en el que la angustia le obligó a cambiar las buenas maneras futboleras por verticalidad y prisas. Con la libertad creativa convertida en una frivolidad, el Real Jaén dio con el premio.

Puso disputa y mucha fe en detrimento de un talento que no había dado sus frutos. Y salvó un punto. Porque en este equipo no sirve de nada el consuelo de perder con estilo y buen fútbol.

La primera media hora de juego de los jienenses fue una oda al buen fútbol. Las salidas en este Grupo IX son muy exigentes, pero no lo serán menos en un hipotético play off de ascenso. Por eso toca seguir mejorando en el rol de visitante. Hay que fortalecer el estilo para completar la conquista que no es otra que asaltar el liderato, que tendrá que esperar a la próxima jornada, y abandonar este pozo para retornar a la categoría de bronce del fútbol nacional. El Palo derrotó ayer en su estadio al Loja y aumenta a tres su distancia con los blancos. Ambas escuadras se verán las caras este próximo domingo (17:30 horas) en La Victoria.

Lo cierto es que Germán Crespo está construyendo un estilo preciosista y todavía queda mucha tela por cortar.

El terreno de juego estaba en muy mal estado. Pesado y con más calvas que verde. La intención es cambiarlo en las próximas fechas. No ayudaba a dos equipos que llevan en su ADN el buen fútbol.

El Real Jaén arrancó con una presión que asfixiaba los intentos de sacar el balón jugado de los locales. El guión de los de Crespo volvía a ser el mismo de otras batallas: ser protagonista, no despreciar la tenencia de la pelota, provocar y no esperar el error del rival. Sin hueco para la especulación.

En el once Germán Crespo apostó por colocar como directores de orquesta a Juanma Espinosa, que regresaba tras cumplir sus dos partidos de sanción, y a Fran Hernández. Ángel de la Calzada volvía a defender la portería y la pareja de centrales era para Dani Fragoso y Javi Pérez.

Motril y Real Jaén son dos conjuntos que apuestan por llegar al resultado a través del juego, que es donde está el verdadero mérito de este deporte.

La primera llegada con peligro la firmaron los blancos. La sociedad Choco Fran Hernández acabó con un disparo del lateral derecho que Josemi despejó.

Al cuarto de hora el meta Josemi salvó un disparo con mucha intención de Juanma Espinosa.

Los de la capital jienense estaban desplegando un auténtico tratado de buen fútbol ante un Motril que no daba con la fórmula para inquietar a Ángel de la Calzada.

Pero en un balón largo de Borja el meta del conjunto jienense salió fuera del área, Rentero no lo entendió y al ceder el esférico dejó solo a Vela. Un desajuste defensivo sirvió para que el Motril se adelantara en el marcador en su primer acercamiento a la portería jienense.

El Real Jaén había puesto el buen fútbol pero el gol sonreía al CF Motril. Suerte, crueldad, efectividad o simplemente fútbol, porque el resultado nunca se discute.

Los locales estaban aderezando el choque con ingredientes de supervivencia ante la superioridad técnica del Real Jaén. Destilaban oficio, solidaridad, esfuerzo y también poco sentido del riesgo. Y por ahora les estaba funcionando. Su apuesta pasaba por no ser sorprendidos pagando el peaje de solo sorprender a su rival en alguna acción aislada o sacando rédito de algún error del rival. Estaban acertando. El partido se paró a petición del asistente ubicado en la zona de Preferencia, la que ocupaban los seguidores del conjunto blanco.

Los de la capital jienense, tras encajar el golpe, volvían a mandar en el partido. La tocaban mucho y la tenían mucho más en su poder. Una gran virtud, pero faltaba la claridad y el riesgo en el último pase para cambiar el ritmo y traducir el fútbol burocrático en vertical, con mordiente y pegada.

Minuto 33, a Fran Hernández se le marchó alto un disparo desde la frontal.

El Motril estaba demostrando menos cosas que el Real Jaén. Pero lograba crecer a la altura de las dificultades que le presentaba el bloque dirigido por Germán Crespo.

A bocanadas eléctricas de buen fútbol los jienenses intentaban desarbolar a su rival. No lograron dar continuidad a su idea de proponer en gran parte por las continuas interrupciones que sufrió el choque.

En la recta final del primer tiempo Ángel de la Calzada evitó el segundo en un mano a mano ante Eric.

Salieron del túnel de vestuarios los blancos con la intención de traducir en premio su dominio y buen fútbol. Josemi adivinó las intenciones de Mario Martos.

Otra vez el meta motrileño evitó el tercero en un lanzamiento de Juanca que buscaba la escuadra.

Crespo movió sus piezas. Raúl García, que volvía a la que la temporada pasada fue su casa, dejó su sitio en el campo al malagueño Juan Carlos. Y a renglón seguido otro error defensivo, a la salida de un saque de esquina, en el que faltó contundencia para despejar un esférico que rebotó en varias ocasiones, acabó con el segundo tanto motrileño. Quedaba media hora para darle la vuelta al marcador.

Defensa de tres

En el 68 el técnico granadino quemó sus naves. Rentero y Javi Pérez dejaban su sitio a Moha y Jorge Vela. Solo tres atrás y el Motril se frotaba las manos ante la posibilidad de despedazar a su rival a la contra.

A falta de diez minutos para el final Moha acortó distancias a la salida de un saque de esquina. Se abría un rayo de esperanza.

De la Calzada salvó el tercero ante Eric. Y en un choque entre Eric y Choco, en el que el colegiado dudó si parar la acción, el balón le quedó a Juan Carlos que enlazó con Mario Martos para que firmara la igualada sin parar el esférico.

En el 88 Juanan vio la segunda cartulina amarilla por cortar una subida de Choco. Los blancos se volcaron pero no tuvieron tiempo para completar la machada.

 

Fotos

Vídeos