Real Jaén

Membrado explica su plan de viabilidad

El presidente del Real Jaén, Tomás Membrado, compareció ayer ante los medios de comunicación./JOSÉ ANTONIO GUTIÉRREZ
El presidente del Real Jaén, Tomás Membrado, compareció ayer ante los medios de comunicación. / JOSÉ ANTONIO GUTIÉRREZ

La idea pasa porque acepten el plan de pago y levanten los embargos, «porque en caso contrario habría que disolver y liquidar la Sociedad». El Real Jaén pretende llegar a un acuerdo con todos sus acreedores antes del próximo mes de noviembre

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

El presidente del Real Jaén, Tomás Membrado, compareció ayer ante los medios de comunicación para profundizar sobre el plan económico con el que se pretende dotar de viabilidad económica a la entidad. IDEAL adelantó sus líneas maestras en julio y hace unos días que ya se había presentado ante Seguridad Social por escrito. Ayer se conocieron más detalles y una seria advertencia: «Hay que cerrar los acuerdos con todos los acreedores antes del mes de noviembre, pues en caso contrario creo que el negocio no es viable y no quedará otra solución que disolver y liquidar la Sociedad», explicaba el máximo mandatario blanco.

El plan cuenta con un importante eje vertebrador: «Los directivos hemos renunciado a sueldo o cualquier ganancia económica. Queremos que el club sobreviva, no lucrarnos de ello». Así, se pretende que los acreedores levanten los embargos para que la entidad pueda funcionar con normalidad, comprometiéndose los directivos a destinar cualquier ingreso extra al presupuesto (para este año de 700.000 euros) al pago de los acreedores.

Membrado destiló algunos datos interesantes. «A pesar de traer la intención de no aportar dinero, hemos tenido que proveer al club de 800.000 euros en este primer año, con un esfuerzo enorme, e imposible de repetir en próximas temporadas». La solvencia económica de Membrado y su equipo debe ligarse a la gestión de la entidad, no al pago de las deudas contraídas por otras juntas directivas en temporadas anteriores con su patrimonio.

De este modo han consultado con «bastantes juristas y economistas, parece ser que la única solución es llegar a acuerdos con cada uno de los acreedores, que hagan viable la vida de la SAD y llegar al año 2020 con estos acuerdos firmados y en marcha, pues en caso contrario y salvo cambios legislativos, no quedará otra solución que disolver y liquidar la Sociedad. Tengo la firme intención de poner el máximo empeño en evitarlo y cerrar en los próximos meses, siempre antes de noviembre, los acuerdos. Si no se consigue creo que el negocio no es viable, ni yo estoy dispuesto a seguir funcionando en una situación tan complicada y precaria. Sería muy lamentable, pues se perdería una institución dinamizadora como ninguna otra de la vida social y empresarial; y los acreedores perderían la única oportunidad que tienen de cobrar sus deudas».

El club blanco presentó las líneas maestras de su plan de viabilidad, que pasan por «quedarse con todos los ingresos, pues al haber nuevos acuerdos ya no existirían los embargos. Y se elaboraría un presupuesto que solo incluiría los gastos corrientes, los impuestos y las cotizaciones a la Seguridad Social. En los gastos corrientes irían nóminas de jugadores, cuerpo técnico y auxiliar, resto de empleados y bonificaciones a voluntarios, limpieza y mantenimiento de estadio y césped, luz, agua, gasoil, teléfono, internet, gastos federativos y gastos varios. En una palabra, todo lo necesario para que un equipo de fútbol pueda competir con dignidad y aspiraciones de ascenso en la categoría que le corresponda Las cuentas anuales estarían auditadas».

Pago de la deuda

Además, «la SAD renuncia a repartir beneficios, hasta que no esté totalmente satisfecha la deuda, incluidos los créditos subordinados. Y tendría carácter prioritario el atender el presupuesto previsto, y en caso de haber excedentes se destinarían al pago de la deuda en las condiciones y con la prelación que legalmente se determine».

Añaden que «en caso de que con todos los ingresos no hubiera suficiente para atender el presupuesto, nos comprometemos a buscar los fondos necesarios para complementarlo». En Tercera División se estima un déficit que podría rondar los 300.00 euros.

Y concluye subrayando que «si por alguna circunstancia favorable, como puede ser ascenso a 2ªA, ingresos federativos extraordinarios o por venta de jugadores, la explotación comercial del estadio -que vendría tras la concesión administrativa fruto del acuerdo con los acreedores-; se obtuvieran ingresos que además de atender el presupuesto, los créditos contra la masa, los privilegiados, los ordinarios, quedara remanente, se irían atendiendo el resto de créditos ordinarios y los subordinados, sea cual sea su fecha de vencimiento. Ofrecemos por tanto un posible adelanto en el pago de algunos créditos que en la actualidad tienen un periodo de espera de casi 10 años».

Sobre el posible déficit señaló que «en nuestra mente de empresarios está el impedir que ese déficit se produzca, y no solo eso si no que haya superávit, con el que atender deudas pendientes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos