Real Jaén

Juan Delgado: «Vengo a ganarme el puesto»

Miguel Segovia, Juan Delgado y Salva Márquez, ayer en la sala del prensa del estadio blanco. /JOSÉ A. GUTIÉRREZ
Miguel Segovia, Juan Delgado y Salva Márquez, ayer en la sala del prensa del estadio blanco. / JOSÉ A. GUTIÉRREZ

El delantero aseguró en su presentación que su intención es ponérselo difícil a Antonio López | Se trata de un ariete rápido, que juega bien de espaldas a la portería y capaz de desenvolverse también en la media punta o en banda

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

El Real Jaén vuelve a tener su plantilla al completo. 22 futbolistas tras el aterrizaje del delantero Juan Delgado, que llega a la casa blanca procedente del Écija Balompié. Firma hasta final de temporada y una más «si ambas partes decidimos continuar».

Salva Márquez lo definió como «un ariete con mucha experiencia en Segunda B pese a contar únicamente con 24 años. Es muy rápido y juega bastante bien de espaldas a la portería. Sus condiciones y su olfato goleador vendrán muy bien al Real Jaén. Además viene avalado por haber conseguido el ascenso con el Écija a Segunda B».

Esta temporada la arrancó en la Real Balompédica Linense, pero acabó retornando al Écija junto a Álvaro Ocaña. Precisamente en el club astigitano se formó como pelotero con clase. Siendo juvenil firmó por el Séneca CF en el curso 2011-2012, bloque con el que militó en el Grupo IV de División de Honor, logrando dos goles. Volvió al Écija y con 18 años hizo cuatro dianas en 27 encuentros en el Grupo IV de Segunda B.

«Quiero dar las gracias al club por el recibimiento. Estoy muy contento por firmar aquí. Desde que se presentó la oportunidad de venir no me lo pensé dos veces», fueron sus primeras palabras en su presentación.

Sobre la competencia que tendrá con Antonio Delgado, segundo máximo artillero nacional con 19 dianas, únicamente superado por Dorronsoro del Grupo III (20), explicó que «siempre que he ido a un club ha sido para ganarme el puesto. Este año sé que lo tendré complicado, pero a eso vengo, a ponérselo difícil y a intentar superarme en cada entrenamiento y cada partido para tener un puesto en el once. Y ojalá pueda hacer muchos».

A la hora de describirse explicó que juega «mucho de espaldas y siempre tengo la portería entre ceja y ceja. No tengo problema en adaptarme. Me abro mucho y soy un chico alegre en el vestuario».

Reconoció que si el Écija «no estuviera en esta situación no sé si hubiera existido la posibilidad de venir aquí. No creo que me hubieran dejado salir. Me gusta mucho este club, he jugado un par de veces ante el Real Jaén y me llamó mucho la atención tanto el estadio como su afición. Por mi parte hubiera venido sin pensarlo».

Destacó que conoce de la actual plantilla a «Cervera y a Víctor Armero, pero personalmente a ninguno. Pero no tendré problemas para adaptarme». Y está en la plantilla Álvaro Ocaña. Germán Crespo le llamó personalmente. «Me demostró la confianza que tiene en mi juego. Y por eso no me lo pensé».

Es un delantero centro que ha llegado a jugar «también de media punta e incluso en banda. No me preocupa donde me pongan».

Trayectoria

Su proyección le sirvió para que le llamara el Recreativo de Huelva, para incorporarlo a su filial en la temporada 2013-2014. Respondió jugando 31 partidos ligueros y anotando cuatro goles. Regresó al Écija Balompié y en el curso 2014-2015 logró 12 dianas en 37 partidos.

El San Fernando CD lo reclutó en la temporada 2015-2016, sin fortuna por lo que regresó al Écija Balompié logrando nueve goles en 24 encuentros. La siguiente campaña firmó el ascenso a Segunda División B. Marcó 16 goles en los 42 partidos oficiales en los que fue alineado. En la categoría de bronce hizo siete goles en 30 partidos.

De esta forma, la plantilla está cerrada a la espera del cierre del mercado invernal a final de mes. La intención de los responsables deportivos es no mover más piezas, aunque no cerrarían las puertas a la petición de algún jugador, con pocos minutos, que les pidiera cambiar de aires. Y entonces tocaría volver a sondear el mercado para no debilitar el grupo.