Real Jaén

Juan Carlos y el triunfo de la fe

Momento en el que Juan Carlos firma el tanto de la victoria del Real Jaén en Atarfe./BESTPHOTOSOCCER / REAL JAÉN
Momento en el que Juan Carlos firma el tanto de la victoria del Real Jaén en Atarfe. / BESTPHOTOSOCCER / REAL JAÉN

El Real Jaén remontó en el último suspiro ante el Atarfe gracias a un tanto del jugador malagueño

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

Al Real Jaén le va la marcha. Vivir siempre al borde del abismo empieza a ser un día normal en la oficina blanca. Los de Germán Crespo remontaron un partido con tintes épicos y con el tobillo de Juan Carlos «reventado de una patada», según confesaba al final el protagonista, empujando en el último suspiro el esférico. Guionistas faltos de inspiración para algún film épico, las musas viajan con la entidad de la capital jienense.

En el Real Jaén siempre hay sitio para los héroes. Si en el ascenso a Segunda A Gaitán protagonizó todos los elogios, en esta ocasión Juan Carlos, pelotero con profundas motivaciones religiosas, obró el milagro.

El de ayer era uno de esos partidos en los está claro, antes de empezar, que algo va a pasar. La temporada pasada, en la primera jornada liguera, dejó una polémica derrota de los blancos (1-0), con expulsiones y enfrentamientos varios. Solo Ramón sobrevivía de aquel once.

El principal contratiempo estuvo en el esguince cervical que sufrió Juanca y que le impidió entrar en la convocatoria. Su sitio fue para Dani Fragoso, readmitido el pasado miércoles tras la crisis vivida la semana pasada en la casa blanca. El central catalán no ejercerá como capitán tras haber renunciado, con lo que Choco y Mario Martos actuarán como tales en el vestuario. Por su parte, Juanca espera que el tratamiento de fisioterapia le permita recuperar la movilidad para el encuentro del domingo.

La consigna pasaba por evitar más sustos en el rol de visitante, pese a que el campo no estaba por la labor. El esférico botaba como una pelota de playa dificultando el juego de toque y elaborado de los blancos.

En los primeros compases, tras la habitual puñalada por banda de Choco, Raúl García pudo abrir la lata, en una doble ocasión. Los jienenses ejercían un dominio tiránico ante un Atarfe que fiaba la suerte del duelo en asestar un golpe mortal en alguna contra eléctrica. Pero con el paso de los minutos el control jienense se evaporó, la batalla se niveló y se trasladó a la parcela ancha del terreno de juego. Sin llegadas a ambas áreas.

El Atarfe iba creciendo al ver que el Real Jaén no parecía tan fiero. No se sentía amenazado y empezó a tener un mayor contacto con la pelota. Estaba ahogando el fútbol de creación de los de Crespo con una presión asfixiante, con una línea de cuatro en campo contrario.

Fran destapó el tarro de sus esencias futbolísticas con un disparo desde su propio campo que estuvo cerca de sorprender al meta Fidel.

Los locales lograron empequeñecer a un Real Jaén que daba muestras de entrar en estado comatoso. De la Calzada desvió a córner un lanzamiento lejano con mucha intención de Moi. Y no fue el único susto porque los jugadores jienenses no estaban precisos en los pases, con excesiva ansiedad en zona de tres cuartos, lo que propiciaba las acometidas de un Atarfe que llegaba cada vez con más efectivos al área rival. Pedían una tregua a gritos.

A Germán Crespo no debió gustarle lo que sucedía en su zona de creación y tras la reanudación decidió mover sus piezas. Fran Hernández, calidad sin encontrar la fórmula de dar profundidad al juego blanco, dejó su sitio en el campo a Juanma Espinosa.

Zarpazo del Atarfe

Pero el que golpeó primero fue el Atarfe por mediación de Israel. Un tanto de muy bella factura, que limpió de telarañas la escuadra de la portería rival, al aprovecharse de un error de Jorge Vela en su intento de ceder el balón atrás a Choco. Un gol para grabar y enmarcar.

El Real Jaén acusó el golpe y Moi pudo abundar más. La defensa jienense vivía en estado de drama y obligaba a Ángel de la Calzada a multiplicarse. El Atarfe estaba atropellando a un equipo al que se le viene el cielo encima cuando recibe un gol fuera de casa.

Como los de Jorge Moreno concedieron una tregua y dieron un paso atrás, el Real Jaén pudo ir recuperando la iniciativa. Heras presentó credenciales con un disparo lejano y Fidel impidió la igualada con Mario Martos como protagonista.

Germán Crespo cambió sus alas y dio entrada a Juan Carlos y a Moha por Raúl García y Jorge Vela.

Juan Carlos en el 75 estuvo cerca del empate ya renglón seguido se torció el tobillo y terminó tocado.

Canario fue expulsado al ver la segunda amarilla en el minuto 83. Y solo dos después un saque de banda de Choco lo metió en la jaula Mario Martos. Los 300 valientes aficionados desplazados a tierras granadinas alentaban con más fuerza.

Los de la capital jienense se volcaron buscando el tanto que dejara los tres puntos en su faltriquera. Y el éxtasis llegó en una acción que inició Moha y culminó Juan Carlos empujando el esférico con un tobillo que no podía apoyar con normalidad. Tres puntos que meten a los blancos en puestos de privilegio.

 

Fotos

Vídeos