«Este grupo del Real Jaén tiene una gran predisposición al trabajo invisible»

Pepe Pasantos./REAL JAÉN
Pepe Pasantos. / REAL JAÉN

El fisioterapeuta del club blanco valora la temporada desde su posición en el organigrama

J. A. G.Jaén

La labor de un fisioterapeuta es fundamental en el organigrama técnico de un equipo de fútbol. Pepe Pasantos desempeña este rol en el Real Jaén y «también me toca hacer de psicólogo y consejero», se sincera. Jugador de voleibol, llegó a militar en Segunda División, estudió la Diplomatura de Educación Física y después Fisioterapia. «Empecé a trabajar de fisio en el Imperio Albolote durante dos temporadas y a partir de ahí me llamó Germán para su segundo año en Huétor Tájar».

El partido en Torremolinos fue duro, «con muchos golpes y muy intenso. El campo estaba pesado y creíamos que terminaríamos mucho peor. Heras sufrió un golpe en el talón y no pudo entrenar el lunes, pero el resto terminaron bien».

Mario Martos es otro futbolista que en las últimas semanas ha arrastrado molestias en el pubis. Pero el pasado domingo entró en convocatoria y tuvo la suerte de marcar. «Curiosamente cuando lo estuve tratando me comentó que tenía que firmar más goles, que llevaba muy pocos. Y me decía que siempre que vuelve de una lesión marca. Así ha sido esta temporada en las dos ocasiones en las que ha vuelto».

El objetivo pasa porque estén disponibles los 22 integrantes de la plantilla. «Entre el trabajo excelente que está haciendo Pablo, que los tiene como motos, y luego desde mi ámbito que buscamos recuperar a los jugadores lo antes posible, es cierto que se están produciendo pocas ausencias por lesión. Intentamos controlar todos los factores intrínsecos para que los jugadores rindan y no sufran problemas».

Pasantos añade que «no podemos olvidar que estamos en Tercera y por eso es espectacular la predisposición de este grupo para cuidarse en el entrenamiento invisible (descanso, alimentación...). Choco quizás sea el paradigma de todo esto, aunque todos tienen sus dietas y su trabajo preventivo. Lo bueno que tiene Choco es que no dice pero hace y eso la gente lo ve. Es un ejemplo para la gente joven. Se cuida al máximo, sin refrescos ni alcohol, dejando los alimentos procesados». El secreto del excepcional ambiente pasa «por el clima que se ha creado desde julio, aliñado por los resultados que se están cosechando y coronado por lo bien que han asimilado los futbolistas las rotaciones. A Germán y a Óscar les gusta mucho hacer quedadas, barbacoas».

Y subraya que «en el vestuario decimos que ahora es cuando empieza lo bueno. Estamos haciendo una minipretemporada porque ahora nos lo jugamos todo. La idea es mantener la dinámica».

Su trabajo se organiza por bloques. «Los lunes el grupo se divide entre los que han jugado y los que no. Después de la charla del míster los que jugaron se vienen conmigo para tratar percances. Y al terminar la sesión también con los que han trabajado. El miércoles y jueves somos un poco más agresivos en cuanto a tratamiento. Y el domingo intento preparar a los jugadores del once con vendajes y tratamiento de alguna pequeña molestia. También a principio de temporada hicimos una valoración de riesgos y una breve historia clínica».

Su contrato es por esta temporada pero su deseo pasa «por seguir en el Real Jaén si Germán Crespo así lo decide».