Real Jaén

Cuando el fútbol hace justicia

El Real Jaén destiló un fútbol de mucho nivel durante el primer round del duelo en Talavera./BESTPHOTOSOCCER / REAL JAÉN
El Real Jaén destiló un fútbol de mucho nivel durante el primer round del duelo en Talavera. / BESTPHOTOSOCCER / REAL JAÉN

El Real Jaén eliminó al Talavera en su propio feudo tras una agónica tanda de penaltis | Los blancos borraron a los locales en una gran primera mitad en la que se marcharon al descanso ganando cero a dos, pero el Talavera empató en los últimos siete minutos

JOSÉ ANTONIO GUTIÉRREZJAÉN

Pasó el Real Jaén en una agónica tanda de penaltis y se medirá al Ontinyent CF en la segunda ronda de la competición copera. El fútbol hizo justicia, aunque no siempre suele hacerlo. El Talavera marcó los tres primeros lanzamientos y falló los tres últimos. En los blancos, Santomé adivinó el penalti de Juanma Espinosa, después marcaron Cervera, Antonio López y Jorge Vela. Juanca tuvo, en el quinto, la primera bala para lograr el pase pero el meta local detuvo el corazón de los jienenses. A la segunda, Dani Fragoso no falló.

Al Real Jaén hay que reconocerle el empeño porque la pelota fuera comunitaria y nadie resultara secundario en el reparto de papeles. Intentó ser protagonista ante todo un Talavera que milita en el Grupo IV de Segunda B, donde los blancos tienen puestas todas las miras, no despreció la tenencia de la pelota y apostaron por provocar y no esperar el error del rival como único argumento ofensivo.

En el minuto siete sacó Choco desde la banda y el remate de Migue Montes se acabó perdiendo por encima del larguero.

Cuando se cumplía el primer cuarto de hora el Real Jaén había logrado hacerse con el control del esférico, medio con el que pretendía coger el timón de la eliminatoria. Un plan tan simple como complicado de ejecutar. Y el primer tanto estuvo a punto de llegar en una indecisión del cancerbero local que no se hizo con el balón y anduvo muy cerca de introducirlo en su portería.

El siguiente en intentarlo fue Juanca, tras una internada de Rentero. El canterano del Real Jaén estaba cubriendo, con mucha solvencia, la baja por lesión del capitán Higinio Vilches.

Y el gol llegó en el minuto 22. Choco encontró una vía de agua por banda derecha y puso el esférico en el área a Raúl García que entraba por la izquierda, control perfecto con la derecha y disparo con su pierna zurda que sorprendió al cancerbero del Talavera.

El recital de los blancos estaba siendo de los que dejan huella. Los locales hacían aguas en su línea defensiva. La sociedad Montes-Juanca destiló una pared de libro para dejar al exjugador del Torredonjimeno ante Santomé. Pero su disparo se perdió alto. Los de Crespo rompían a su rival con excesiva facilidad y Fran Alcoy mandaba realizar ejercicios de calentamiento a tres inquilinos de su banquillo.

La presión de los de la capital jienense estaba asfixiando al Talavera y desesperando al exblanco, Víctor Andrés, que no daba con la fórmula para canalizar el juego. Migue Montes conectó con Heras y su disparo no encontró portería por poco. También estaba perdido otro pelotero con pasado blanco, Abel Molinero.

Segundo gol

Y en la siguiente acción ofensiva el Real Jaén amplió su renta. Juanca recuperó la pelota en el centro del campo, dribló a varios adversarios y asistió a Migue Montes que ganó la mano al meta local para firmar el cero a dos. Éxtasis jienense. El Real Jaén estaba firmando el resultado de sus cuatro triunfos en El Prado.

Quería reaccionar el Talavera y De la Calzada evitó el tanto local en un lanzamiento de Oca de falta directa que buscaba la escuadra.

Los de Germán Crespo habían sumado en este primer round fútbol de calidad, presión asfixiante y una pegada mortal para decantar la eliminatoria a su favor.

El técnico local movió sus piezas tras el descanso. Entraron Juanra y Espinar por Rubén García y Paul Quaye. El Talavera salió del túnel de vestuarios volcado sobre la portería del Real Jaén. Mucho más vertical y encontrando vías libres por ambas bandas. La consigna era reducir distancias lo antes posible para entrar en la lucha por la eliminatoria.

El Talavera dominaba ante un Real Jaén que esperaba agazapado para asestar un golpe mortal a la contra. Y así estuvo a punto de llegar el tercero, tras una nueva conexión entre Juanca y Raúl García.

No se puede ganar en la competición del KO, y en el feudo de un rival de superior categoría, sin sufrir. Pero ahí apareció el Ángel de la portería blanca para sellar su portería.

La importancia del balón

Ambos equipos tienen como filosofía darle importancia al balón, necesario porque sólo hay uno, y pensaban en algo más que defender la portería. En estos casos el espectáculo lo agradece.

El Real Jaén estaba sabiendo llevar el guión de la eliminatoria con mucha madurez ante un Talavera que se aferraba a su sueño, a la caza de un gol que les diera esperanzas.

Vela y Raúl García tuvieron sendas ocasiones para haber sentenciado el duelo, pero como la fe es muy caprichosa y no atiende a razones fue el Talavera el que marcó a falta de siete minutos para el final. Cristian alojó el esférico en la jaula.

Y en el 89, tras el saque de una falta colgada al área, Madrigal empataba el choque. Los locales, por corazón y casta, que no por juego lograban el dos a dos. Tocaba jugarse el pase en la prórroga, en 30 minutos.

La reanudación trajo a un Talavera más entonado frente a un Real Jaén que empezaba a ofrecer muestras de cansancio físico y psicológico.

Ángel de la Calzada salvó el tercero tras un lanzamiento desde la frontal de Abel Molinero que iba dirigido a su escuadra. Más espectacular fue su siguiente intervención. Cuando se cantaba el gol en las gradas reaccionó desde el suelo para sellar los tres palos de su portería. Estaba manteniendo vivo a su equipo.

En el segundo periodo del alargue Choco centró desde la derecha y el remate de Juanca lo blocó el portero local. El Real Jaén estaba recobrando buenas sensaciones. Y Cervera, a falta de seis para el final, desde la frontal al palo. La lotería de los penaltis iban a dictar sentencia. En la portería de La Virgen local, pero el milagro fue blanco y morado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos