Real Jaén

Borrón y cuenta nueva en La Victoria

Mario Martos, Víctor Armero y Antonio López suben a hombros a Juanma Espinosa tras el primer gol./BESTPHOTOSOCCER / REAL JAÉN
Mario Martos, Víctor Armero y Antonio López suben a hombros a Juanma Espinosa tras el primer gol. / BESTPHOTOSOCCER / REAL JAÉN

Antonio López, que recuperó tras cinco partidos su 'olfato' goleador, Juanma Espinosa y Raúl García firmaron los goles | El Real Jaén olvidó su traspiés del pasado jueves con una goleada ante la UD San Pedro

JOSÉ ANTONIO GUTIÉRREZJAÉN

Los errores del pasado no se pueden reeditar y tampoco cambiar, toca aceptarlos y superarlos. Y nada mejor que darse un festín goleador a la vez que se recupera el puesto perdido en la tabla clasificatoria. El Real Jaén derrotó con contundencia a un San Pedro, sumergido en los puestos de descenso, pero al que hay que reconocerle la osadía de destilar una propuesta valiente que estuvo cerca de sorprender a los blancos en el inicio del duelo.

En este complicado mundo del fútbol lo ideal es jugar bien y después meter los goles, pero no siempre es así. Al Real Jaén le vino bien celebrar dos tantos muy pronto para apagar las ganas del San Pedro y poder disfrutar de un encuentro plácido. Es cierto que no destiló ayer su mejor versión, pero los tres puntos quedaron en su faltriquera. Y eso después del varapalo de Antequera era lo más importante de cara a la recta final de la primera vuelta del campeonato liguero.

Pero además, los resultados de la jornada acompañaron a los intereses de los blancos. El CD El Palo perdió su segundo partido de la temporada en su visita al feudo del CD Rincón (2-0) y el Linares Deportivo cedió su primer empate en el rol de local ante la visita del Antequera CF de José Jesús Aybar (1-1). De esta forma, el Real Jaén recupera la segunda posición de la tabla y se coloca a un solo punto del liderato.

Incluso los de Crespo pueden presumir de haber igualado ya, a falta de dos jornadas, los guarismos firmados en la primera vuelta del pasado curso liguero (42).

En cuanto al choque, la UD San Pedro comenzó metiendo miedo en el cuerpo. Nada más iniciarse el partido Ángel de la Calzada tuvo que emplearse a fondo en dos ocasiones.

La principal sorpresa en el once estaba en el eje de la zaga, donde la pareja de centrales la formaban Manu Alemán y Ramón. El jugador grancanario únicamente había participado en un partido liguero, en la novena jornada en la victoria ante el Huétor Tájar (2-1). Salió de titular y jugó 73 minutos. Ayer cumplió con nota, serio y sobrio en el trabajo defensivo.

En la parcela ancha del terreno de juego Crespo apostó por colocar como directores de orquesta a Juanma Espinosa y Cervera. Además, Juanca estaba en el banquillo.

Valenti volvió a tener una ocasión, desde el borde del área, en la que el meta jienense mandó el esférico a saque de esquina. Y tras ponerse la pelota en juego otra vez el cancerbero local tuvo que despejar el esférico. Minuto 16 y el San Pedro estaba llegando con demasiada facilidad al área rival. La grada trasladaba sus primeros dudas en forma de quejas sonoras.

Se impacientaba la sufrida afición jienense. Y Valenti seguía siendo una pesadilla para los defensores blancos. Muy valiente el conjunto sanpedreño en su visita al Nuevo La Victoria.

En fútbol todo es opinable menos el resultado, y las estadísticas, salvo en lo concerniente a goles encajados, siguen dando la razón al trabajo del técnico granadino.

Llegó el gol antes que el fútbol

Así, el Real Jaén fue el primero en golpear sin buscarlo. En un centro al corazón del área de Víctor Amero el meta visitante, Juanfran, despeja y Juanma Espinosa, con un chut fuerte y preciso, logra alojar el balón en la red. Segundo tanto en competición liguera del jugador de Arbuniel.

El Real Jaén había encontrado el gol antes que el buen fútbol. Ya tocaba. El San Pedro siguió aderezando el encuentro con ingredientes de supervivencia ante la superioridad técnica del Real Jaén. Empezaron destilando oficio, solidaridad, esfuerzo y todo esto con un ajustado sentido del riesgo. Pero recibieron un golpe de los locales cuando mejor estaban. Estuvieron muy cerca de sorprender en el inicio a un Real Jaén que sigue sin poner remedio a sus males a la hora de defender solidariamente y pagó caro el peaje de la pegada de un bloque que aprovechó un error en una acción aislada para sacar rédito de su primera llegada.

Es cierto que el escudo del Real Jaén no tiene el poder de los Dioses del fútbol para ganar sin esfuerzo, pero a veces se gana por inercia. Se necesita aliñar el buen fútbol con organización, confianza y unas gotas de capacidad, todo complementado con el necesario sacrificio. El feudo blanco debería crear en cada jugador adversario una mochila cargada de inseguridades, timidez y miedo. Pero no siempre es así en una competición en la que los rivales se han acostumbrado a presentarse libres de toda presión y con las ideas muy claras a la hora de crear incertidumbre en los blancos.

Pero el San Pedro se fue apagando y el Real Jaén decidió regalarse una dosis de tranquilidad. Raúl García firmó el dos a cero en el minuto 35, tras culminar una acción individual por banda derecha ante la que nada pudo hacer Juanfran.

El Real Jaén salió tras la reanudación decidido a liquidar el duelo cuanto antes para evitar posibles problemas y sufrimientos. Un saque de esquina de Armero lo cabeceó a la red Antonio López, que finiquitó su sequía goleadora (no marcaba desde el pasado 1 de noviembre) para poner en el marcador el tres a cero en el minuto 50.

Y poco después López firmó su segundo tanto de cabeza, tras un centro medido de Cervera en una falta lateral. Clase magistral de cómo superar un sistema defensivo viniendo desde atrás como una locomotora para limpiar de telarañas la escuadra de la portería rival. Para grabar y pasar a los jóvenes aprendices de peloteros con clase.

Está claro que en todas las divisiones los goleadores cuestan una fortuna. Tanto monetaria como a la hora de encontrarlos y que encajen en un sistema ofensivo. El delantero granadino es el máximo artillero de los blancos, con diez dianas en liga. Ayer rompió una racha de cinco encuentros sin marcar. Pero nadie duda que esta plantilla necesita reforzar precisamente esa posición si quiere aumentar sus opciones de ascenso.

Con todo resuelto el partido fue perdiendo ritmo e intensidad y Crespo apostó por oxigenar y dar descanso a algunos de sus jugadores.

El Real Jaén pudo hacer el quinto, pero Jorge Vela apostó por definir cuando tenía completamente solo a Antonio López en el área pequeña. El meta visitante le ganó la mano en el uno contra uno.

Al final, una importante victoria para despejar fantasmas. En esto del fútbol todo es posible. Ante un diagnóstico pueden caber dos tratamientos distintos. Siempre habrá defensores de caminos opuestos para llegar al éxito. Lo importante es creer.

El domingo 16 el Real Jaén jugará en el feudo del Loja a partir de las 12:00 horas. Toca seguir creyendo.