Real Jaén

Zarpazo verde al Real Jaén

Los verdes vencieron en el derbi y lucharán hasta el final por entrar en el play off./JUANCA MARTOS
Los verdes vencieron en el derbi y lucharán hasta el final por entrar en el play off. / JUANCA MARTOS

Los de Rizos se impusieron en un choque que tuvo una mitad para cada equipo y un ritmo de partido importante

JESÚS MUDARRAJAÉN

Lo tuvo todo el derbi de ayer. Para los que dicen que el fútbol modesto no tiene tirón, el partido protagonizado por Atlético Mancha Real y Real Jaén supone una prueba irrefutable de que están equivocados. Más de 2.000 personas se dieron cita en el Juventud para presenciar lo que se presentaba como una final para los verdes y una oportunidad para el Real Jaén de consolidar la tercera posición y apretar al Almería B en la tabla clasificatoria. Alrededor de unas 900 personas desplazadas desde la capital dieron colorido al fondo del estadio en el que se instalaron las gradas supletorias. En mayor número, aunque por poco, la afición manchega también se hizo notar y ocupó las gradas laterales empujando a los suyos desde el primer minuto.

Seguramente por ello los de Rizos salieron mejor plantados al césped. El encuentro tuvo una parte para cada equipo y la primera fue para el Atlético Mancha Real.

Menos de un minuto tardó en llegar la primera jugada de peligro. Salieron dispuestos los verdes a asestar el primer golpe y tuvo que intervenir Arellano para que este no llegase. Un pase en largo a la espalda de Juanlu, un ex verde, lo aprovechó de maravilla Nando. Hizo un control orientado excepcional el lateral llegando a la línea de fondo pero le tapó bien el cancerbero cuando intentó retrasar la pelota.

No es que el arranque del choque fuese un torrente de ocasiones pero sí que tuvo ritmo. El Real Jaén esperó la suya en los primeros minutos mientras que los manchegos se dedicaron a imponer su estilo. Tocaron y tocaron los de Rizos llegando a conseguir que Manu Castillo tuviese una en la que se durmió y Vitu otra, en la que no llegó a rematar con la testa un balón que venía a medida desde la derecha. Joaquín participó en todas las salidas de presión y Nando demostró a la que fue su afición que aún le aguanta el físico para ser un puñal por su banda.

Control verde

Con el paso de los minutos se volvió más descarado el control de los verdes, que sometieron el partido a su ritmo e hicieron que los de la capital tuviesen que aguantar replegados frente a su portería. Corrió mucho detrás de la pelota el conjunto de Tébar y pudieron entrarle las prisas en el 17 cuando Vitu falló a bocajarro otro testarazo. Vino esa jugada de una nueva secuencia de pases con criterio por parte de los manchegos y aún habría más sustos para los blancos.

Sacó a balón parado el Jaén pero cogió el rechace frente a su área Manu Castillo. El atacante está en un estado de forma excepcional y lo demostró con una cabalgada desde su área hasta la contraria. Llegó a plantarse solo ante Arellano pero ahí le faltó aire para definir con la tranquilidad que se necesita para anotar en esas circunstancias. Se llegó a la media hora de juego sin que el conjunto blanco hubiese hecho prácticamente acto de presencia. Un par de detalles de calidad de un Juan Carlos que la derrocha y balones colgados al área local fue el bagaje del Real Jaén en este tiempo.

Hubo también protagonismo para el árbitro granadino que amonestó a Ordóñez por protestar una falta que el trencilla se tragó flagrantemente. Ezequiel trató de poner sentido ofensivo al centro del campo jaenero mientras que parecía empezar a pesar en los verdes el no haber conseguido anotar en ninguna de las muchas ocasiones que habían tenido. Volvió a avisar, esta vez a balón parado el Mancha Real de nuevo con Vitu como protagonista sin resultado. No se encontró cómodo en el primer tiempo el punta de los verdes pero por su parte no se escatimó en esfuerzo alguno.

Sonó mejor el pitido que indicó el final del primer tiempo para los de Tébar que para los de Rizos. Estos últimos volvieron a sentir en la primera parte esas sensaciones de oportunidades desaprovechadas que tantos puntos les han costado esta temporada.

Despertó el Real Jaén

La segunda parte comenzó con otro aspecto. Juan Carlos ganó en protagonismo y cuando eso ocurre el Real Jaén mejora notablemente. El 10 de los blancos efectuó el primer tiro con peligro de su equipo a los cinco minutos de que comenzase la segunda parte. Respondió Carmona a esa ocasión estrellando en el travesaño una falta al borde del área. Ambas acciones despertaron a las hinchadas que arreciaron en sus ánimos con la incertidumbre de saber qué acabaría pasando en el partido. Cuando menos controlado tenía el partido el Mancha Real fue cuando consiguió adelantarse en el mismo.

De nuevo Nando se coló por la espalda de Juanlu y está vez sí consiguió asistir con precisión. Lo hizo al segundo palo y allí Manu Castillo con la testa logro hacer el primero. Le duró poquísimo la alegría al conjunto de Rizos y es que en la siguiente jugada llegó el empate. Migue Montes lleva muchas semanas asumiendo la responsabilidad anotadora del Real Jaén y ayer apareció en el momento que más lo necesitaba su equipo. Con la cabeza puso el uno a uno en un saque de falta lateral, mandando a las redes la primera ocasión de verdadero peligro que habían generado sus compañeros.

Las tablas cambiaron la dinámica del encuentro pasado el conjunto capitalino a hacerse con las riendas del mismo. No consiguió sin embargo convertir el control en peligro y el encuentro se enfrió en demasía, tal vez porque se encapotó el cielo y la gente empezó a buscar refugio en las chaquetas y bufandas que minutos antes les habían sobrado.

Por fortuna este momento de estancamiento futbolístico fue cuestión de minutos y al poco volvieron a la carga ambos conjuntos. Ninguno de los presentes apostó ni un euro al empate y que en el aire estuvo presente la sensación de que aun quedaban muchas cosas por pasar.

Dejó Vitu el campo y el Mancha Real, con más desborde en sus filas gracias a las entradas de Albertillo y Armando, dejó de controlar el choque a través de la posesión y se dedicó a matarlo aprovechando la velocidad y los espacios resultantes del cansancio en los futbolistas. Corbacho también entró al césped para tratar de hacer que los tres puntos se quedasen en casa, mientras que a Tébar le costó más hacer los cambios. De hecho acabaría haciendo dos de golpe cuando buscaba a la desesperada el empate. Tuvo que buscarlo porque, a pesar de que la segunda mitad durmió al son de la nana del Real Jaén, Lopito apenas tuvo trabajo serio.

Éxtasis final

Los balones colgados a las áreas pasaron a ser el mejor recurso ante la pesadez de la piernas que iba in crecendo y en una de esas jugadas acabó llegando el tanto del empate. Cayó un jugador verde dentro del área blanca cuando parecía que iba a rematar a bocajarro y, aunque el colegiado granadino no señaló nada en primera instancia, acabó indicando el punto de penalti a instancias de su asistente y ante las protestas al unísono de los jugadores mancharrealeños.

Carmona no falló en su duelo personal ante Arellano, quien llegó a quitarle el balón de las manos a su rival cuando iba a depositarlo en el punto de castigo, y la parte verde de las gradas de la Juventud estalló de alegría.

No estaba todo dicho por parte del conjunto jienense y con los cambios de Tébar el equipo se volcó en busca de un empate que les permitiese al menos rescatar un punto. Estuvieron a punto de conseguirlo y es que en la última jugada del partido un escalofrío recorrió las espaldas mancharrealeñas. Ocurrió cuando un jugador con pasado verde, Manolillo, estrelló en el poste un nuevo balón centrado desde un lateral. No acertó el extremo y tampoco su compañero cazando el rechace, por lo que la victoria acabó siendo para el Atlético Mancha Real.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos