Real Jaén

Tomás Membrado: «La ampliación de capital será una gran inversión»

Tomás Membrado posa sobre el césped del coliseo blanco. /JESÚS MUDARRA
Tomás Membrado posa sobre el césped del coliseo blanco. / JESÚS MUDARRA

El presidente del Real Jaén confía en repartir dividendos «cuando el equipo esté en Segunda y Primera División»

JOSÉ A. GUTIÉRREZ Y JESÚS MUDARRAJAÉN

Tomás Membrado tiene un sueño. Unificar al sector aceitero de la provincia jienense utilizando al Real Jaén como eje vertebrador. Los beneficios serían múltiples y él ya ha dado el primer paso aportando a la sociedad cuatro explotaciones de olivar ecológico valoradas por la entidad TINSA en más de diez millones y medio de euros. Es un hombre tenaz y decidido y ya se sabe: lo que hace la vida interesante es la posibilidad de cumplir un sueño. Y el suyo pasa por dotar al club blanco de una estabilidad financiera que le sirva para escalar hasta la Primera División del fútbol nacional.

«A la gente le pido confianza, que piensen que apoyando este proyecto apoyan al Real Jaén y que además hacen una inversión muy interesante, más que las inversiones normales como pisos o productor financieros. Por eso animo a Jaén a que deje el derrotismo y de una vez por todas hagamos algo por esta tierra. Y creo que el vehículo es el Real Jaén, que necesita a la sociedad jienense».

Membrado es una persona sencilla. «Un vecino de Jaén, de toda la vida, farmacéutico, estoy casado y tengo tres hijas, una de ellas es farmacéutica y las otras dos son notarios. He desarrollado buena parte de mi actividad empresarial en Jaén, en diversos sectores, en la agricultura, en concreto en la agricultura ecológica, también en la fabricación y envasado de aceite, aunque efímeramente, en explotaciones mineras, he promovido el desarrollo de proyectos deportivos...; la gente me conoce porque he sido y soy jinete de hípica durante varios años, he jugado al tenis, de los primeros en Jaén, de hecho gané el primer campeonato provincial de tenis que se celebró en Jaén».

Curiosamente «al fútbol no he sido aficionado, pero como todos los españoles sabemos de fútbol porque está muy presente en los medios de comunicación y en la vida diaria. De pequeño seguía al Real Jaén porque vivía en la Avenida de Madrid, cerca de la Escuela de Peritos y cerca del campo de la Victoria. Mis padres nos compraron gorras del Real Jaén y acudíamos todos los domingos al campo aproximadamente en los años 60. Tengo un especial cariño a ese entorno y por supuesto al Real Jaén. Los últimos años como mi familia es muy aficionada, sobre todo el año de ascenso a Segunda A, tenía un abono en un palco y acudía los domingos».

El máximo accionista subraya que «ahora mismo no veo nada en el horizonte que me pueda llevar a abandonar al Real Jaén, sigo manteniendo la misma ilusión y tendría que ser por motivos de salud, accidentes o circunstancias que ahora mismo no hay aunque se pueden producir lo único que me motivara a dejar el club».

Sinergias

Su proyecto pasa por establecer sinergias entre el mundo del fútbol y el aceite de oliva. «El primer pilar es que el Real Jaén va a tener una explotación olivarera. El club va a ser propietario en el registro de la propiedad de una finca de olivar, así el que invierta lo hará en algo sólido, en un trozo de finca. La gran ventaja es que la producción es aceite de oliva ecológico y se va a poder vender a través de la gran cantidad de personas que mueve el Real Jaén, vamos a utilizar a la gente para vender ese aceite, no sólo de Tercera, donde mueve casi 4.000 personas, a través de la página web, que tiene muchas visitas, las redes sociales, los desplazamientos ahora a lo mejor tienen menos interés porque se va a sitios cercanos donde también se produce aceite, pero en el momento que se esté en categorías superiores probablemente cuando visualicemos que el Real Jaén es el equipo del aceite y el equipo lleve muestras, un stand portátil va a ser un medio magnífico para vender aceite. Ya está pasando, la gente pregunta si traemos aceite. Las posibilidades de venta del producto con la finca en manos del club son muy superiores a la de un particular, lo que le va a generar una plusvalía y unos ingresos importantes».

Bodas en La Victoria

Un segundo pilar pasa por «la explotación del estadio y sus alrededores. Como dijo el alcalde en una entrevista, en el momento que estuviéramos al corriente con Hacienda y la Seguridad social nos darían la concesión administrativa, porque ya se votó en pleno hace unos años. Eso también va a ser una fuente de ingreso inédita hasta ahora. No solo nos permite utilizar el campo para jugar al fútbol sino hacer otro tipo de actos, bodas, comuniones, zona de ocio, restauración. Está comprobado su éxito cuando se celebraba el Oliva va. En los cierres queremos poner una galería comercial de tiendas pequeñas que urbanísticamente es posible, que serían una fuente de ingresos que hasta ahora no ha tenido el club».

Membrado no se olvida de la importancia de la parcela deportiva. «Mientras el equipo esté en Tercera y Segunda B, con la cantidad de afición que hay, los abonados, gente que viene, los patrocinadores, etc., es una actividad que no tiene por qué costar el dinero, y puede dejar algún beneficio para el club. Si se asciende, que esperemos sea lo antes posible, se van a generar unos grandes ingresos y así los otros dos pilares que son la explotación agrícola y la explotación del estadio quedan en minoría respecto al ingreso de la actividad deportiva que es muy superior».

La idea pasa por no repartir dividendos en los primeros años y emplearlos en «el equipo, así se puede hacer una plantilla muy competitiva y aspirar a subir a Primera División. En Primera los ingresos de la parcela deportiva son enormes, fácilmente 70 u 80 millones de euros y de ahí en adelante. Los derechos televisivos son de 46 millones de euros que reparte la Federación, campañas de abonados, entradas cuando vengan equipos grandes. De esto se puede gastar la mitad en la plantilla para permanecer en Primera y la rentabilidad del club es espectacular. Esa rentabilidad va a a repercutir en las personas que acudan a esa ampliación de capital, que sean propietarios en proporción a lo que hayan invertido».

Embajador del aceite

Para el máximo responsable de la entidad jienense «la ampliación que se propone es distinta a las anteriores, porque se invierte en bienes tangibles. Antes el dinero que se invertía tenía muy difícil retorno, era como una donación por cariño a la ciudad y al equipo. Además de los motivos sentimentales es interesante por ser partícipe de un proyecto nuevo nunca visto en Jaén, ser partícipe en el mejor negocio de la ciudad, en el impulso de negocios. Real Madrid o Barcelona vienen a Jaén y provoca optimismo en la ciudadanía, va a repercutir en el carácter emprendedor de la ciudad, se van a hacer nuevos negocios, se va a generar un optimismo general en la vida económica y social. Se llenan negocios, hoteles. Y si va el Real Jaén a otra ciudad será embajador del aceite y del turismo de Jaén».

Con todo, «la gente que invierta se va a visualizar con murales en el estadio. Quedarán ahí para siempre los que apostaron por el proyecto. Esa publicidad va a a ser permanente aunque vendan luego sus acciones. También para las empresas».

Las acciones tendrán un coste simbólico de un euro y los interesados podrán financiar su compra. Abonarán en un primer momento un 25% y el resto a razón de un 15% cada año. «Los ingresos se harán en una cuenta en notaría donde quedarán custodiados, no serían del Real Jaén hasta que no finalice la ampliación, por lo que no se podrían embargar. Se harán unas escrituras con las cantidades que hay en la cuenta y el Real Jaén pasará a ser propietario de la finca y el dinero».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos