Ideal

Real Jaén

REAL JAÉN

Álvaro Aguado, a un paso de los filiales de Las Palmas, Córdoba o Betis

  • El jugador del Real Jaén, con contrato en vigor y una cláusula de rescisión de 3.000 euros, no tiene aún decidido su futuro de cara a la próxima campaña

Una de las jóvenes perlas de la cantera del Real Jaén tiene pie y medio fuera de la entidad jienense. A la puerta del canterano Álvaro Aguado han llamado clubes de renombre como Las Palmas, Córdoba CF o Real Betis, que estarían dispuestos a hacerse con los servicios del centrocampista jienense al considerar que se trata de un pelotero con clase de mucho futuro y proyección.

Aguado tiene contrato en vigor con la entidad jienense y una cláusula de rescisión de 3.000 euros, pero lo cierto es que los últimos acontecimientos han enfriado, y mucho, la relación entre ambas partes.

Y eso que para el nuevo equipo directivo, en un principio, era uno de los baluartes sobre los que se deseaba confeccionar el nuevo proyecto. Cualidades no le faltan. Descaro propio de la juventud y una personalidad fuerte y seductora hasta para los porteros rivales. Un pelotero con clase que puede, a la vez, correr como un centrocampista para ayudar a sus compañeros en tares defensivas y amenazar como un delantero.

Álvaro Aguado Méndez (Jaén, 01/05/1996) regresó esta pasada campaña al Real Jaén CF. Criado futbolísticamente en los escalafones inferiores del Real Jaén, ha formado parte de la cantera de clubes como Villareal CF y Levante UD. Posteriormente, el centrocampista jienense ha militado en el Ontinyent CF, equipo con el que disputó el play off de ascenso a la Segunda División B.

Aguado ocupó, en un primer momento licencia sub23. Y en la recta final del campeonato liguero, ante la necesidad de la entidad de ampliar el número de licencias profesionales por la espantada de algunos de sus jugadores, el club decidió junto a David Ordóñez hacerle ficha de futbolista profesional.

Aguado se desenvuelve en la posición de centrocampista como un medio centro organizador de buenas dotes técnicas y calidad en la visión de juego, así como su capacidad para el trabajo en equipo en la faceta ofensiva y defensiva. También hay que destacar su buen trato del esférico, sobre todo en las acciones a balón parado como ya ha demostrado esta temporada en el club blanco, y su olfato goleador en situaciones inverosímiles como en el duelo del Nuevo La Victoria ante el Atlético Mancha Real, cuando fue lo suficientemente astuto para leer el balón rechazado tras el lanzamiento desde el punto de penalti para alojar el esférico en la portería rival.

Un futbolista que hace poco más de cinco años bajaba a La Victoria para animar a jugadores como Óscar Quesada y ahora ha tenido la oportunidad de jugar a su lado y aprender de él. «Un sueño hecho realidad», y no será el único.