Ideal

Real Jaén

REAL JAÉN

Membrado: «No soy ningún salvapatrias»

Manolo Quesada, Andrés Rodríguez, Tomás Membrado y José Quesada, ayer en la sala de prensa de La Victoria.
Manolo Quesada, Andrés Rodríguez, Tomás Membrado y José Quesada, ayer en la sala de prensa de La Victoria. / JOSÉ A. GUTIÉRREZ
  • El nuevo máximo accionista del Real Jaén aseguró ayer que no viene «a poner dinero, si no a gestionar»

Quien esperara ayer un catálogo de soluciones a corto plazo se quedó helado. El empresario jienense Tomás Membrado ha desembarcado en el Real Jaén con la intención de recuperar la sensatez en la gestión de la entidad, pero no viene a invertir su propio dinero. «Llegamos aquí para construir un proyecto bien cimentado en el que el Real Jaén será lo que quiera la ciudad y su afición. Quiero contar con las personas relacionadas con el negocio del aceite de oliva. Este es un proyecto de todos y para todos», espetó. Una frase resume, a la perfección, su intervención de más de 50 minutos: «Yo no soy ningún salvapatrias». Sus recetas son para el futuro, más bien lejano, para el presente toca seguir tirando de paciencia.

Se agradece que en este mundo del fútbol, tan dado a congregar en torno al esférico a vende humos y especímenes de verbo y promesa fácil, haya un empresario decidido a coger las riendas de un club herido de muerte y sea capaz de hablar con los pies bien hundidos en el suelo. Pero no es menos cierto que los trabajadores y futbolistas de la entidad, camino ya de la cuarta mensualidad pendiente, se merecían algún gesto, un guiño que, por otro lado, según Juan Miguel Hitos era de obligado cumplimiento para cualquiera que se hiciera con el Real Jaén. Por el camino se ha debido perder la promesa de ceder la entidad jienense a quien pusiera a los jugadores al día. Con todo, Tomás Membrado se merece un voto de confianza.

En su explicación de su proyecto aseguró que era «totalmente distinto a lo actual, deseo cambiar el modelo. Pensar que viene un empresario a salvar y pagar las nóminas es absurdo, el que invierte algo es para sacar rentabilidad. Si viene un empresario mirará más su interés que el del equipo. Eso son cánticos de sirena. Yo traigo un proyecto bien cimentado, nuevo por y para la ciudad de Jaén. El equipo será lo que quieran los aficionados, las peñas, los empresarios de aquí, yo no soy ningún salvapatrias, a mí el negocio no me interesa. Quiero tener un beneficio indirecto, y en este caso, el negocio aceitero puede tener un gran embajador en un equipo de fútbol. Tenemos una cosa concreta que exportar, nuestro olivar y nuestro aceite de oliva virgen extra, cuento con este sector».

Membrado tiene muy claro que «la ciudad tendrá el equipo que quiera o el que se merezca. Si descendemos comprendo que es una penitencia muy dura verse jugando con equipos de ciudades de menos habitantes, pero será el resultado de lo que la ciudad habrá querido. No veo ningún problema en que el equipo suba a Primera División, es sencillo, ahora tiene una deuda enorme, que yo la desconozco globalmente. La filosofía es que cada vez que tenga beneficios serán para la propia sociedad, para el club, no para sus accionistas».

Primero, conocer la deuda

Lo primero que desea aclarar el nuevo dueño es «a quienes se les debe dinero. Y habrá que hablar con ellos. La idea es que cobre todo el mundo. Todo el que le haya prestado un servicio al club debe cobrar. Se les hará comprender que somos nuevos y que necesitamos un tiempo para establecer una prioridad en los pagos. Además, no se pueden hacer pagos porque tampoco se pueden hacer ingresos, al estar embargadas las cuentas. Si queremos darle seriedad debe cobrar todo el mundo. Hay que establecer un plan de pagos. Después del robo falta documentación y no sé el tiempo que me llevará. Tenemos un peligro enorme. Cualquiera puede pedir la disolución del club, pero nadie gana nada con pedir esto. No creo, pero el enfermo está moribundo».

En el apartado de soluciones señaló que va a «intentar conseguir financiación para la sociedad. En Tercera o Segunda B el cumplimiento será más lento, si subimos a Segunda A será más rápido y en poco tiempo se puede dejar al club sin deuda. Voy buscando equipo, paralelamente, estoy hablando con todos. Quiero que todo el mundo colabore conmigo». De esta forma, su intención es realizar cuanto antes «visitas institucionales, el campo es municipal, la primera será al Ayuntamiento. No voy a pedirles cosas raras, ni concesiones del campo, presentarnos y pedirles su colaboración en beneficio de la ciudad. También Diputación porque es un vehículo útil para toda la provincia. Visitas a empresas, importancia del sector aceitero. A los patrocinadores de estos años y a la Federación».

Sin duda, tiene un arduo y duro trabajo por delante.