Ideal

Real Jaén

opinión

Medicina para el Real Jaén

Cuando los enfermos situados en la unidad de vigilancia intensiva se encuentran luchando por vivir, suelen tener la suerte de la llegada de un nuevo fármaco nacido en la industria de la farmacología, que les puede venir para paliar algo el sufrimiento del que adolecen.

Desde el mundo de la farmacopea ha llegado una medicina hasta el Real Jaén, quien, aunque lucha contra viento y marea, puede respirar una cierta esperanza lejana todavía, pero el portador del nuevo producto es un hombre del sector de la farmacéutica.

Se ha firmado ante notario el traspaso del paquete accionarial antes en otras manos, que han pasado al nuevo portador de la medicina posible para sacar al Real Jaén de la vigilancia intensiva de su salud económica y vital.

¿Se producirá algún milagro en este proceso?

No me encuentro entre los augures romanos, ni entre los veedores moriscos, tampoco entre los videntes con las cartas, ni entre los mirones de la bola de cristal.

Pero, deseo emitir mis mejores deseos a la persona que ha tomado las riendas del club de la capital del Santo Reino, deseándole que lleve la nave con mano firme y vista de lince, para no ser comido por las olas del mar económico, y, por lo menos, evitar la muerte de la entidad deportiva quejoso de salud a la altura de sus noventa y cuatro años.

El resto de aficionados, abonados y vecinos de Jaén debemos estar a las duras y las maduras con nuestro Real Jaén el club de nuestros amores. Pongamos nuestros hombros para llevar el carro procesional de un enfermo grave. Lo necesita.