Real Jaén

Membrado pondrá una finca de olivar a nombre del Real Jaén tasada en 11 millones de euros

El equipo del programa SER Deportivos Jaén durante la entrevista de ayer a Tomás Membrado y Andrés Rodríguez.
El equipo del programa SER Deportivos Jaén durante la entrevista de ayer a Tomás Membrado y Andrés Rodríguez. / SER DEPORTIVO JAÉN

Pretende dotar de patrimonio a un club que pasaría a vender aceite de oliva, con la ampliación de capital, cuyas acciones costarán un euro

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

El Real Jaén contará con una finca de olivar, aportada por el máximo accionista de la entidad y tasada en once millones de euros para cubrir su parte en la futura ampliación de capital. Fue uno de los múltiples titulares que dejaron ayer Tomás Membrado y Andrés Rodríguez en los micrófonos del programa Ser Deportivos Jaén, dirigido por Eduardo Oliver y que volvía a las ondas radiofónicas.

Membrado desveló algunos de los ejes vertebradores de esta iniciativa. «Este proyecto es nuevo, novedoso en el mundo del fútbol. La finca de olivar estará a nombre del Real Jaén, por lo tanto quien invierta lo hará en algo sólido no en algo intangible. Ahora será en bienes raíces, cosas sólidas. El Real Jaén será propietario de unos olivares y cada accionista será dueño de un 'cachito' de ese olivar que aporto yo. Las fincas que están a mi nombre pasarán a nombre del Real Jaén. Y el club venderá el aceite que produzcan esas fincas». De confirmarse sería la primera vez que un presidente del Real Jaén aporta su propio patrimonio al club.

Sería una aportación al patrimonio de la entidad jienense «muy importante tasada en once millones de euros que en valor de mercado pueden ser quince o veinte. Se pedirán unos seis millones y medio, para un proyecto sólido. Las fincas estarán inscritas a nombre del Real Jaén en el registro de la propiedad. Así la gente verá que los que gestionan se están jugando dinero, algo tangible. Hasta ahora las tonterías salían gratis, pero ahora ya no se podrá hacer eso».

Añadió que «se ha contemplado la posibilidad de que la ampliación resulte incompleta, pero yo obligatoriamente tendría que acudir. Y si no acude el resto de accionistas yo asumiría las participaciones».

La ampliación de capital «no es para la supervivencia porque el club con una gestión normal podría seguir. Es imprescindible para el novedoso proyecto que tenemos de ascender a la máxima categoría, no puedo poner plazos porque eso depende de que entre la pelota. Y base para vender el aceite a través del equipo. El mejor embajador para el aceite de oliva».

Se aprobará el 20 de septiembre «y se mandará al Boletín de Registro Mercantil. A los antiguos accionistas se les reconoce un derecho preferente en el mes de octubre. Y en noviembre y diciembre puede acudir cualquier persona y empresas. Las acciones tendrán un coste de un euro porque la idea es que sea propiedad de toda la ciudad».

De esta forma, el club venderá aceite de oliva. «El Real Jaén será el impulsor de este negocio. Si viene el Real Madrid o el Barcelona no es comparable con ninguno de los eventos que se organizan en torno al aceite de oliva. El equipo tendrá su propia explotación olivarera, se beneficiará de su propia producción pero también el turismo y el resto de empresas aceiteras de la provincia».

El fútbol, un buen negocio

El máximo responsable del club blanco subrayó que «el fútbol puede ser un buen negocio. Hay que dotar de solidez a la sociedad anónima deportiva. No podemos olvidar que el club se transformó en el año 2000, tiene una vertiente empresarial y sin ella no es posible la vertiente deportiva. Y queremos darle solidez a la parte empresarial, es lo más importante y prioritario, porque sin esto no son posibles los éxitos deportivos».

Membrado, que ha reconocido en varias ocasiones que no era un apasionado del mundo del balón, aseguró que llegó al Real Jaén «porque me lo pide la gente, la afición. Yo hice la observación de que no tenía conocimientos de fútbol, sí de otros deportes». Así, por ejemplo, es el promotor de un campo de golf en la capital jienense. «El club estaba a punto de desaparecer. Ya estaba preparada la disolución y la liquidación. Yo he hecho negocios, tengo otras ocupaciones incluso deportivas, pero gestionar un club de fútbol no estaba entre mis objetivos».

El domingo, en el palco, estuvo rodeado de los responsables municipales. «Es positivo y estoy muy agradecido. Les ofrecemos tranquilidad al Ayuntamiento. Nos han notificado que cuando estemos al corriente con las deudas con Hacienda y Seguridad Social y nos mantengamos en una categoría profesional será posible otorgar esa concesión administrativa».

En cuanto a las mejoras que la afición pudo disfrutar en las instalaciones del Nuevo La Victoria, Andrés Rodríguez, aseguró que se habían logrado por medio de «acuerdos y convenios con empresas particulares. Queremos dar imagen de seriedad. Dar un buen tratamiento al aparcamiento, seguridad dentro del club con la instalación de once cámaras de seguridad y pda para las entradas, entre otras innovaciones».

Fotos

Vídeos