Juan Rodríguez: «Esto parece un sueño»

Juan Rodríguez (izq.) junto a Pedro Aceituno, el otro juvenil que participó en el encuentro./REAL JAÉN
Juan Rodríguez (izq.) junto a Pedro Aceituno, el otro juvenil que participó en el encuentro. / REAL JAÉN

Juan estudia primer curso de Magisterio en la UJA y el miércoles dedicó su primer gol con el Real Jaén a su abuela, fallecida recientemente. El canterano del Real Jaén, que marcó en su debut, cuenta a IDEAL su experiencia

JESÚS MUDARRAJAÉN

Pese al cambio de estadio, a ser jornada entre semana y a que el rival no apeteciese mucho, el miércoles fue un día feliz para el Real Jaén y, en medio de la felicidad blanca, uno la protagonizó con especial énfasis. Juan Rodríguez no pensaba que fuese a debutar con el primer equipo en el encuentro ante el Melistar y mucho menos que acabaría marcando su primer gol con la camiseta jienense al poco de pisar el césped artificial del Sebastián Barajas, pero así acabó ocurriendo.

«Esto parece que es un sueño. Debutar con el Real Jaén y encima tener la suerte de marcar, eso es algo que no lo puede contar cualquiera. Poder terminar el partido y marcar un gol es algo inexplicable y más para un canterano», trata de describir este estudiante de Magisterio de Educación Primaria que, a sus 18 años de edad, reconoce que no se esperaba que fuese a contar con minutos en el choque.

«Me sorprendió un poco cuando Salva me llamó para salir. Me dijo que estuviera tranquilo, que tenía tiempo y que me divirtiese en el campo sobre todo. Y así fue. Lo jugadores también me dijeron que estuviese tranquilo y que sabía hacer las cosas bien», cuenta el jugador.

Lo que no sorprende tanto es que en un partido como el del miércoles Juan consiguiese marcar. En el juvenil de Liga Nacional se desempeña bastante cerca del área y él mismo reconoce que le «gusta jugar como mediapunta o como falso nueve por lo que suelo estar cerca del gol». Tanto que suyo fue el quinto juego del set que le endosaron los blancos al Melistar.

Así vivió Juan su estreno goleador con el primer equipo: «Recibí en el centro del campo y abrí a banda derecha, para Armero. Este la pasó entre líneas a Manolillo, que orientó el balón y se metió en el área. Yo ya vi que tenía una linea clara para llegar a la frontal y le pedí la pelota a Manolillo. Llegó Pedro Beda y la dejó pasar y yo conforme vino, viendo que el portero estaba en el palo derecho, la puse en el izquierdo».

Dedicatoria especial

Por mucho que esté acostumbrado a enviar balones a la red, el canterano no duda al afirmar que no fue un gol más y no solo por el hecho de conseguir este en Tercera División sino porque además este tuvo un destinatario muy especial. «Se lo dediqué a mi abuela que falleció el pasado octubre y este gol era para ella», explica el joven dando aun más valor si cabía ya a su diana.

La firmó en un partido atípico por todo lo que lo envolvía aunque para él seguro que resultó algo menos extraño que para el restos de sus compañeros. «Yo estoy acostumbrado a jugar en el campo Sebastián Barajas pero yo en mi vida había visto el campo como estaba, a reventar de gente. Me sorprendió muchísimo. Dentro del campo no te das cuenta pero salir de vestuarios y ver la cantidad de gente que había impresiona. Acostumbrado a verlo en Liga Nacional sin que haya mucha gente y verlo así impresiona un poco», dice sobre el hecho de que el partido se disputase en un Sebastián Barajas donde él habitualmente juega con el juvenil de Liga Nacional.

Fuese por lo familiar del campo o por que ese día estaba predestinado a ser el suyo, Juan se encontró a las mil maravillas y consiguió labrarse una noche inolvidable. «En el campo me sentí súper cómodo. Ya había entrenador varias veces con el primer equipo y conocía a los jugadores y eso ayuda», adjunta.

Premio al sacrificio

El gol conseguido por el joven futbolista no es ninguna casualidad sino el fruto de su trabajo sobre el césped y también del sacrificio de una familia que se ha esforzado y mucho para que Juan pueda conseguir cumplir su sueño. El chico es de Garcíez, un pequeño pueblo de Sierra Mágina desde el que todos los días tiene que hacer 45 minutos de coche (cuando hay suerte) de ida y otros tantos de vuelta para ir a entrenar.

Se nota la satisfacción en la voz del chico cuando este cuenta lo que supuso para él y su familia su debut y el tanto: «Esto yo lo veo como una recompensa al sacrificio que llevamos haciendo mucho tiempo tanto mis padres como yo mismo. Mis padres hacen muchos sacrificios para llevarme a los entrenamientos y para traerme a Jaén para que pueda ir a los partidos y que haya podido llegar a jugar con el primer equipo es una satisfacción para ellos y para toda mi familia».

Una vez que sus labios han probado la miel que supone jugar con el primer equipo y en una categoría como la Tercera División, por la cabeza de Juan no pasa otra cosa que no sea trabajar para conseguir que le brinden más oportunidades como esta, aunque por otro lado se muestra realmente centrado en cumplir los objetivos con su equipo, que no está atravesando precisamente un buen momento. «El míster ya sabe que tiene mi disposición para cuando necesite gente pero yo ahora solo me centro en jugar con el juvenil y tratar de cambiar la situación que tenemos. Actualmente estamos en zona de descenso pero con los buenos entrenamientos que propone nuestro mister José y con el compromiso que tenemos todos creo que saldremos adelante», finaliza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos