REAL JAÉN

Juan Carlos: «Me siento muy identificado con la palabra de Dios»

Juan Carlos celebra su último gol, en el duelo del pasado 17 de diciembre en La Victoria./JUANDE ORTIZ
Juan Carlos celebra su último gol, en el duelo del pasado 17 de diciembre en La Victoria. / JUANDE ORTIZ

Los jugadores del Real Jaén que regresen de los días de descanso con sobrepeso serán multados por el cuerpo técnico

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

Juan Carlos Fernández Polo, Juan Carlos (El Palo-Málaga, 10/10/1995), es un pelotero con clase, con ADN diferente. Un futbolista con una enorme proyección y unas profundas y férreas convicciones religiosas.

Comenzó impartiendo su magisterio futbolístico en el Vélez CF pero a finales del mes de octubre aterrizó en la casa blanca. El Real Jaén necesitaba firmar a un jugador con sus características. «Este fichaje nos permite incorporar músculo en el centro del campo y ganar en el juego aéreo. Además, es un futbolista que jugaba como delantero y poco a poco ha ido retrocediendo su posición, por lo que tiene bastante llegada a portería. Esta temporada lleva tres goles y ve puerta con facilidad», explicaba el director deportivo del Real Jaén, Rubén Andrés, durante su presentación. La dirección deportiva de la entidad jienense quedó impresionada por las virtudes de Juan Carlos tras el duelo con el conjunto veleño de la primera vuelta.

Además podía ocupar una de las fichas de sub 23 que la plantilla tenía libres.

Juan Carlos, que ya ha firmado tres tantos con el Real Jaén, se marca llegar a los 15 al final de temporada

Y nada más llegar se convirtió en un fijo en el esquema de Salva Ballesta. Ya ha firmado tres tantos, igualando los que llevaba en el Vélez y se fija una meta ambiciosa: «Alcanzar los 15 tantos al final de la presente temporada».

Juan Carlos ha pasado las últimas temporadas en el CD El Palo en Tercera División, hasta su fichaje por el Vélez CF. Destaca por su corpulencia, polivalencia y llegada a puerta. Con el Vélez CF disputó 11 partidos (8 de ellos titular).

En Jaén se siente «muy feliz, me han acogido muy bien todos. No me arrepiento de haber venido aquí y solo tengo palabras de agradecimiento, tanto al club por confiar en mí como a la afición, los compañeros y el cuerpo técnico».

Además es un jugador polivalente y puede jugar en cualquier posición de ataque si el partido lo requiere. Ballesta ya lo ha utilizado tanto como enlace con el delantero y en la parcela ancha del terreno de juego, acompañando a Cervera o a Jonathan Rivera. «Yo llevo jugando en posiciones adelantadas en mi carrera, siempre jugué de media punta pero si el técnico decide ponerme en el doble pivote también me siento cómodo ahí».

El equipo volvió a los entrenamientos el pasado martes por la tarde y ayer realizó una doble sesión de trabajo. Hoy se ejercitan por la mañana, pensando en el amistoso de mañana viernes ante el Granada B en la capital nazarí y el inicio de la segunda vuelta del campeonato liguero, en casa, frente al Atarfe. «El equipo está trabajando muy bien. Y así lo estamos demostrando, al acabar en el segundo puesto. Seguro que sacamos conclusiones positivas del amistoso».

Para final de año contarán también con unos días de descanso, pero activo. «Hay que entrenar sí o sí durante los días de descanso. Aquí el que venga pasado de peso tiene su correspondiente multa y nos dan un plan de trabajo para esos días en casa».

De Salva Ballesta destaca que «no me esperaba la llamada, pero el club ha hecho un gran esfuerzo por mí. Me llevo muy bien con el míster y aprendo cada día de él, ha sido un futbolista de élite y siempre hay cosas que aprender, a la hora del golpeo, del remate...».

También recibe consejos de su tío Basti, «que es un ejemplo, como persona y como futbolista, aunque yo era pequeño cuando él jugaba. Me ayuda mucho y habla conmigo. Quiere que meta muchos goles».

Salva Ballesta «se mete a entrenar con nosotros y se le nota que sabe. También cuando participa en los rondos. Entrenamos al cien por cien porque es lo que nos transmite. Tiene el gol en las venas, los metía hasta saliendo en los últimos cinco minutos».

Para Juan Carlos la religión tiene un papel muy importante en su vida. «Desde pequeño, mi abuela y mis padres me han transmitido esto. Creo mucho y oro mucho a Dios y pido siempre por mi familia, por el grupo, por mi mujer, mi hijo. Me siento identificado con la palabra de Dios».

Está compartiendo piso con Heredia, «que es como si fuera un padre para mí. Ismael está a tope, se ha recuperado completamente y tiene muchas ganas de seguir creciendo y aportar al equipo», señala.

Sin duda, un jugador diferente con el valor añadido de crecer, de forma conjunta, con el equipo de la capital jienense.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos