Real Jaén

Higinio Vilches: «No había jugado en el Real Jaén porque nunca me habían llamado»

Manuel Quesada, Higinio Vilches y Salvador Márquez, ayer en La Victoria. / JOSÉ A. GUTÉRREZ

El capitán del Linares firma por el club blanco, tras haber asegurado a IDEAL la temporada pasada que «no querría jugar en el Real Jaén».

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

La hemeroteca puede ser muy cruel. Ayer el Real Jaén presentó a Higinio Vilches Cano, capitán del Linares Deportivo, y desde la localidad linarense hubo división de opiniones. Algunos recordaron sus palabras a IDEAL en septiembre del año pasado en las que afirmaba que «no querría jugar en el Real Jaén, mi sueño es retirarme en el Linares». Somos dueños de nuestros silencios y prisioneros de nuestras palabras.

Vilches (06-01-1982) señaló ayer en rueda de prensa que «no había jugado antes en el Real Jaén porque nunca me habían llamado. Muchas veces me lo preguntan y siempre he contestado con sinceridad. Es la primera vez que me llaman y he dicho que sí. Por lo tanto, 100% de efectividad en cuanto al interés que yo tenía en jugar en este equipo, el equipo de mi ciudad. En un principio Linares cuenta conmigo, para continuar jugando en sus filas. Yo decido que lo mejor es no seguir, porque se me presenta la oportunidad de venir a mi casa». Unas declaraciones que no gustaron en un sector de la afición azulilla.

Con todo, el fichaje de Higinio es un acierto por parte de la dirección deportiva del club blanco. Un futbolista curtido en Tercera y Segunda B, con raza y capacidad de liderazgo.

El vicepresidente del club blanco, Manuel Quesada, quiso recordar con cariño la despedida de su padre del Real Jaén. «El técnico Tartilán lo sacó para que la afición se despidiera de él. En lugar de irse a la grada se quedó en el centro del campo, recuerdo que cogió el camino de vestuarios llorando y así terminó su historia en esos tres años destilando el buen fútbol que tenía en sus botas en el equipo de su tierra. El destino tiene estas cosas y estamos presentando a Higinio Vilches, hijo de Higinio Vilches del que contaba esa historia. Es un futbolista que salió de la cantera del Real Jaén y ha tenido una carrera importante. En una madurez dorada que tiene, no cumple años, los 'descumple', ahora está mejor que cuando era joven y vuelve para destilar sus últimas gotas de buen fútbol en el Real Jaén. No tengo que explicarle lo que significa este escudo, lo ha mamado de su padre y cuando estuvo en las categorías inferiores. Será el buque insignia del Real Jaén. Nadie puede pensar que vamos a subir con la gorra. Todos nos vamos a exigir esa honradez y profesionalidad para que el Real Jaén llegue a los objetivos que se merece».

Jugador polivalente

Por su parte, Salvador Márquez, responsable de la parcela deportiva señaló que «se formó en las categorías inferiores del Real Jaén siendo fundamental para los éxitos de esos equipos. Lo fichó el Málaga para División de Honor. Ha pasado por equipos de Segunda B y Tercera División. Participando en ascensos y play off de ascensos. Se adapta a cualquier zona del campo de la zona izquierda. Extremo izquierdo, siendo rápido, más al interior y se ha convertido en un gran lateral izquierdo en estos años».

Por su parte, el futbolista quiso «agradecer tanto a la junta directiva como a Salva, Valenciano y Fernando Campos la confianza que han depositado en mí. Espero devolverla a base de trabajo y mucho sacrificio. La calidad futbolística será valorada por el aficionado que venga a vernos, y no la puedo prometer, pero sí dejarme la piel por el equipo de mi ciudad desde el minuto uno hasta el día que me marche».

Añadió que «había un gran interés en que yo volviera a casa y a partir de ahí empezar a pelear y luchar por devolver a este histórico a un lugar mejor. No sé cómo se mide ese nivel de ilusión, a mí me hace mucha y a mi familia como mínimo igual que a mí y en mi padre no se puede medir, si hay ahora alguien muy orgulloso será mi padre. Yo fui a verlo jugar a la Victoria vieja y mi padre vendrá a verme a mí al Nuevo La Victoria, no creo que se haya dado eso».

Sobre su salida de Linares explicó que «soy consciente de que para mí hubiera sido más fácil continuar vistiendo la camiseta que vestía, porque me había convertido en el capitán después de cinco temporadas en las que me había ganado el respeto de la gente por trabajo y sacrificio, y esto es un volver a comenzar pero tengo mucha confianza en mi trabajo y en mi esfuerzo. Y no me planteo ninguna situación problemática. Por ser hijo de quien soy y por el pasado la gente puede tener más expectativas».

Para finalizar, en cuanto al Grupo IX aseguró que «es muy competitivo y muy complicado para el Real Jaén. Partimos de cero una plantilla nueva, habrá que tener paciencia, una afición acostumbrada a ganar partidos, al principio costará mucho trabajo y especialmente al Real Jaén porque donde vaya será el partido del año para el rival que se en frente siempre habrá un plus de motivación. El Real Madrid de la categoría tendremos que trabajar muy duro. Costará al principio porque nos tenemos que acoplar, conocer, al entorno, todo es nuevo».

Fotos

Vídeos