Real Jaén

Cura de humildad en Torremolinos

Lance del partido ayer del Real Jaén en Torremolinos. /REAL JAÉN / BESTPHOTOSOCCER
Lance del partido ayer del Real Jaén en Torremolinos. / REAL JAÉN / BESTPHOTOSOCCER

Los locales destaparon las carencias de un Real Jaén que apostó por las rotaciones y que se vio claramente superado en actitud y fútbol

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

No se puede ganar siempre, eso es cierto, pero en caso de tropezar hay que intentar hacerlo manteniendo las señas de identidad. El Real Jaén puso fin a una racha inmaculada de 14 jornadas sin conocer la derrota en un duelo para sacar muchas conclusiones.

Le faltó intensidad ayer al Real Jaén ante un Juventud de Torremolinos que tenía muy estudiado al bloque de Salva Ballesta, al que con una presión asfixiante en forma de tridente anuló su centro del campo obligándole a caer en constantes balonazos largos en los que los defensas locales siempre tenían ventaja. Fue el triunfo de la fe, la constancia y la actitud. Mérito de Salva Ruiz. Como dijo Ballesta en la previa, habrá que «cortar cabezas».

El técnico del Real Jaén apostó por las rotaciones. Se quedaron fuera de la lista Migue Montes, máximo artillero del equipo, Dani Fragoso y Ramón, pareja de centrales que lo bordó la semana pasada ante el Antequera, y Manolillo, entre otros. En las filas locales no estaba su hombre franquicia, el delantero Agüero.

El Real Jaén salió con la línea adelantada, declaración de intenciones que quedó en agua de borrajas. El Torremolinos le cedía la iniciativa, apostando por asestar algún golpe mortal en alguna contra. Y el plan le salió perfecto.

Golpeó en el minuto ocho y dejó sin reacción a los blancos. Marcó Israel tras un balón colgado, en una acción en la que enganchó el esférico desde fuera del área para batir a Arellano con un potente disparo cruzado, el primero a puerta. Un error defensivo que aprovecharon los locales. No lograron despejar el esférico los jienenses y lo pagaron caro, porque no consiguieron sobreponerse a este golpe.

El gol siempre suele reforzar la idea del que lo celebra. Y los locales insistían en aprovechar su buen momento. A balón parado creaban mucha inseguridad en el bando jienense. El Torremolinos se mostraba sobrio y muy seguro atrás.

De nuevo Israel estaba sólo en el segundo palo y pudo haber llegado el segundo. Corría el minuto 23 y un error en la circulación de balón casi lo aprovecha el Torremolinos para hacer el dos a cero. Sin noticias de los blancos en ataque hasta ese momento.

Ganó Pedro Beda, con astucia, un balón que cedió a Juan Carlos, pero cuando se disponía a rematar pudo ser arrollado. Los visitantes reclamaron, sin fortuna, penalti.

Hasta el minuto 28 no llegó el primer saque de esquina de los blancos y acabó en las manos del cancerbero local. Pobre bagaje ofensivo.

El Torremolinos seguía sólidamente sustentado en un serio trabajo defensivo sumado a salidas eléctricas para poner en aprietos al Real Jaén.

Juanlu, el único con las ideas lúcidas en el bando visitante, doblaba a Torralbo y creaba todo el peligro blanco en este primer round.

El partido se atascó, porque interesaba al bando local. Además empezaban a perder tiempo de forma descarada.

El Real Jaén apareció por vez primera en ataque con un lanzamiento de Víctor Armero de falta directa. Fue muy preciso, pero flojo y permitió el lucimiento del meta local. Ballesta se desesperaba en el banquillo.

Pudo cambiar el guión del duelo en la recta final del primer round. Un centro de Beda lo remató Juan Carlos. Los jienenses reclamaron que el balón lo sacó un defensor local con la mano. Y en la continuación de la acción, Mario Martos se topó con un acertado Carlos bajo palos.

Al descanso se llegó con un Real Jaén que no estaba fino, penalizado por los múltiples errores en los pases. Tocaba remar en la segunda mitad y Ballesta apostó por dar entrada a Cervera por Torralbo.

Suspenso

Tras la reanudación no reaccionó el Real Jaén. Fue el Torremolinos el que seguía dando una clase magistral de juego a la contra ante un Real Jaén espeso en ataque y falto de pegada. Los locales tuvieron dos llegadas, a las que respondió Rivera con un disparo que no encontró los tres palos.

Serrano pudo haber conseguido el segundo en el minuto 66. Su disparo se perdió muy cerca del palo. Le estaban poniendo muchas más ganas y ambición los locales al partido.

Para colmo de males el Real Jaén había perdido el control del centro del campo. Sin brújula que los orientara los de Ballesta, empeñados en un fútbol excesivamente directo que beneficiaba al Torremolinos.

Beda se topó con el palo tras un medido servicio de Cervera. Rompió bien desde atrás a la defensa local pero el esférico se le fue al travesaño de la portería rival. No era el día para las heroicidades.

Incluso Arellano ganó un mano a mano que pudo ser la sentencia en el minuto 85.

En el minuto 90, Ballesta dio entrada al portugués Luizinho por Mario Martos, pero no hubo tiempo para lograr la igualada.

Al final derrota inesperada que deja a los de la capital jienense en manos de un Almería B que podría arrebatarles hoy la segunda plaza en caso de superar al Martos CD. Además, el Malagueño tiene la opción de alejarse aún más y Antequera y Huétor Tájar pueden acercarse peligrosamente a un punto. Tropiezo para aprender, sacas conclusiones y seguir confiando en este grupo porque todavía queda mucha competición. Nadie dijo que el camino iba a ser fácil, y los blancos lo están recorriendo con más aciertos que errores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos