Real Jaén - Linares

La crisis viaja de Jaén a Linares tras el derbi

Manolillo festeja el segundo gol del Real Jaén al Linares el pasado domingo en La Victoria. / JUAN DE DIOS ORTIZ

Los blancos se agarran a los puestos de privilegio mientras que los azulillos enlazan tres derrotas | Ambos equipos deberán mejorar su faceta realizadora ya que con nueve tantos, solo los cuatro últimos clasificados han marcado menos

JOSÉ A. GUTIÉRREZ Y ÁNGEL MENDOZAJAÉN Y LINARES

El fútbol son momentos, la mayoría fugaces. Y en este circo vales tanto como tu último resultado. Solo se corre en ayuda del que gana y en la casa blanca han sabido sumar la motivación derivada del relevo en la parcela deportiva al impulso que da superar al Linares. Con todo, en el Real Jaén no quieren deleitarse con el néctar del triunfo en el derbi provincial. Tampoco hay tiempo para saborearlo, porque el jueves toca volver a jugarse los puntos rindiendo visita a un Vélez que está empatado a puntos con los blancos (16). Será el jueves a las 12:00 horas.

En el seno de la entidad son conscientes de que la competición es muy larga. Y en el horizonte aparecerán lesiones y sanciones que podrían mermar la capacidad de la plantilla. Por eso se sondea el mercado, aunque por ahora no hay ningún fichaje cercano.

Salva Ballesta y Rubén Andrés quieren contar con varios jugadores por puesto al mismo nivel. Pero no tienen prisa. Se trabaja a largo plazo y con el objetivo puesto en reforzar, para mejorar lo que ya hay, el plantel de peloteros. Ballesta explicó ayer que iban a intentar meterse en el play off de ascenso. «Lo vamos a intentar, pero miramos a largo plazo».

Por su parte, Rubén Andrés está constantemente viendo partidos. Hay ofrecimientos y la dirección deportiva busca jugadores que mejoren lo que hay. Habrá salidas porque la dirección deportiva considera que hay que firmar más de las dos fichas que tiene el club libres. Pero será fruto de un trabajo arduo.

Por otro lado, el club blanco emitió un comunicado pidiendo disculpas por los problemas derivados con el acceso al estadio durante el partido de este domingo. La afición, como suele ser habitual, acudió en masa y cuando faltaba poco más de media hora para que arrancara el choque las colas ya eran importantes. El resultado, hubo aficionados que entraron con el partido ya empezado, algunos incluso se perdieron el primer round, y los más perjudicados decidieron marcharse a casa.

Por eso, el Consejero Delegado del Real Jaén, Andrés Rodríguez, quiso disculparse y explicar lo que había sucedido mediante un comunicado. «En primer lugar, por exigencias de seguridad, se ha habilitado la taquilla de fondo sur en exclusiva para la afición visitante, además de las dos que había abiertas en el fondo norte». Fue por petición de la Policía, aunque al final se habilitó también la taquilla para los aficionados linarenses para el público en general.

Y «en segundo lugar, la lentitud del programa de entradas que trabaja con Internet, derivado de que la red en el estadio va muy lenta».

Con todo, Rodríguez insiste en «pedir disculpas a toda la afición del Real Jaén CF». Es cierto que durante la semana se pudo sacar la entrada, pero también que el sábado las taquillas estuvieron cerradas durante todo el día.

Lo que sí tendrán que mejorar ambos bloques es su capacidad realizadora. Con nueve tantos en nueve jornadas, Real Jaén y Linares sólo superan los guarismos de los cuatro últimos clasificados. Pobre bagaje para dos aspirantes al ascenso.

Medina pide explicaciones

Preocupación en Linares, más allá de la derrota en un derbi, que puede ocurrir, más allá de la mala imagen que dio el equipo, que se puede achacar a varios condicionantes, lo que más preocupa por tierras mineras es la sensación de rendición que ha dejado Joseba Aguado con sus declaraciones tras el partido.

Cierto es que la plantilla tiene carencias y que se han visto acentuadas por las bajas, pero el discurso de Aguado recordó a 'la gran verdad' de Rivera el año pasado, cuando aventuró en la primera vuelta que su Linares tendría que trabajar muchísimo para no descender, y al final descendió, sin él en el banquillo.

Hay aficionados que ven las declaraciones de Aguado como un calentón, le quitan hierro, otros que lo consideran como un gesto de impotencia ante los problemas semana tras semana para contar con sus mejores hombres, y otros que directamente lo ven como una invitación a que el club lo cese. Lo único cierto es que no es lógico que un entrenador diga algo así a estas alturas y menos que señale a la opinión en radio de un aficionado como un motivo por el que su equipo, formado por profesionales que viven del fútbol, no rindiera en la previa.

Anoche hubo reunión de directiva, con Aguado presente, y Jesús Medina avanzó que le pediría explicaciones al técnico por esos comentarios, que sólo alimentan la sensación de pesimismo y, en su caso sí, por ser el capitán del barco, afectarán a sus propios jugadores.

La afición minera acabó el derbi como lo empezó, con esa sensación descafeinada que el propio equipo le transmite en el campo. Mientras, en la grada, un único azulillo: Juan Porcel. 50 años siguiendo a su Linares, no iba a ser menos el pasado domingo. Preocupado, como todos, triste por la derrota, pero confiado en que la situación aún puede corregirse y bufanda al viento, animando como un solitario punto azul en el campo del eterno rival. Bien se hubiese merecido que los jugadores, al acabar el choque, se hubiesen acercado a darle gracias.

Fotos

Vídeos