Real Jaén

Copete pone en órbita al Real Jaén

Los Jugadores blancos celebran el único gol del partido.
Los Jugadores blancos celebran el único gol del partido. / ENRIQUE

El conjunto blanco sumó ante el Maracena su primer triunfo liguero

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

Se ganó y los tres puntos quedaron en la faltriquera local. El Real Jaén sumó su primera victoria de la temporada y se quitó un enorme peso de encima. Además demostró algo importante: el equipo que dirige David Rojas 'Valenciano' tiene una plan definido, una idea que desarrollar sobre el verde y en la que están completamente implicados sus peloteros. Y por ahí se empieza para salir del pozo de la Tercera División. Lo demás es mejorable y hay tiempo, mucho, por delante.

Por lo general, en un encuentro de fútbol en los primeros minutos se juega el partido que quieren los entrenadores. Estudio del rival y respeto, al borde del pánico, por miedo a cometer un error que acabe penalizando. Sólo un gol es capaz de sacar ese tapón táctico, y darle un mayor protagonismo a la rebeldía de los futbolistas. La táctica suele ser una prolongación de la necesidad de sentirse seguro.

1 Real Jaén

0 UD Maracena

El trabajo que está realizando la nueva junta directiva quedó reflejado en las mejoras que se pudieron observar en el coliseo blanco
La más llamativa la publicidad uniforme con los colores blanco y morado del club.
Un buen número de aficionados se quedó en el Nuevo La Victoria al finalizar el partido para disfrutar del evento post partido que esta temporada ha organizado el club
Primera consumición gratuita, comida y partido de Primera.
Real Jaén CF
Emilio Muñoz, Juanlu, Higinio Vilches, Rubén, Dani, Jonhy, Copete, Sergio (Toni, min. 63), Migue Montes (Ramón, min. 85), Víctor Armero (Álvaro García, min. 74) y Manolillo.
UD Maracena
Juanpa, Igna, Peri, Vilaseca, D. Rachón, M. Martínez, Jordi, J. Gallo (Raúl, min. 80), Joaquín Corral (Jorge, min. 57), Luiso y Antonio Molina (M. Molina, min. 74).
Goles
1-0, min. 52: Copete.
Árbitro
Alfonso Muñoz González (Colegio Cordobés). Amonestó al local Higinio.
Incidencias
Unos tres mil espectadores en el Nuevo La Victoria para el debut en casa del conjunto de la capital jienense. Realizó el saque de honor el socio número uno de la entidad, Francisco Navarro Soriano.
La afición del Real Jaén se volcó con su equipo. El grupo de animación Orgullo Lagarto desplegó una pancarta muy significativa en la que se pudo leer
«Lucho contigo en cualquier división». Una declaración de intenciones.

Es muy complicado encontrar el equilibrio entre las dosis justas de libertad y orden. Un excesivo rigor táctico muchas veces es sinónimo de miedo y cuanto más aprieta el corsé sobre los jugadores, por lo general, el aburrimiento también aumenta.

El técnico blanco pudo alinear en su once a los dos futbolistas que se perdieron el debut liguero en Atarfe por no estar tramitadas correctamente sus fichas federativas. Dani Fragoso y Migue Montes salieron de inicio demostrando que son dos piezas fundamentales en el esquema de Valenciano. No estuvieron los lesionados Pico, que por rotura se perderá dos jornadas más, ni Cervera.

El Real Jaén saltó al terreno de juego muy bien plantado. Y con ganas. Tres llegadas, con Miguel Montes pisando área con cierto peligro, en los primeros minutos de partido. Además, Higinio Vilches era un puñal por banda izquierda.

La UD Maracena firmó su primer acercamiento al cuarto de hora. Luiso intentó sorprender con una vaselina al meta Emilio sin fortuna.

La ocasión más clara llegó a los veinte minutos tras un saque de esquina que cabeceó Rubén Peces para que Juanpa se luciera. Aplausos del respetable que agradecía el empeño de los suyos.

El Real Jaén tiene llegada por ambas bandas. Copete por la derecha y Manolillo, por la izquierda, son una continúa amenaza para las zagas rivales.

Orgullo Lagarto lo tiene claro: «Lucho contigo en cualquier división», rezaba en una pancarta desplegada desde su fondo.

Despierta el rival

Y el Maracena, hasta ese momento, poco muy poco. Líneas muy juntas, con defensa algo adelantada y buscando provocar el error del rival para asestar un golpe mortal a la contra. A buen seguro será el manido guión de esta temporada en el Nuevo La Victoria. Pero con el paso de los minutos los de José Antonio Díaz García se empezaron a sentir cómodos y con Jordi, como protagonista por banda derecha, pasaron a contar con llegadas al área blanca. Y disfrutaron de las ocasiones más claras. Incluso hay quien piensa que merecieron algo más.

El Real Jaén transmite buenas sensaciones de equipo bien trabajado, algunos movimientos interesantes y destilando detalles algunos jugadores. Falta algo de continuidad, ritmo y gol, ese preciado objeto de deseo, pero parece haber buenos mimbres, siempre y cuando el bloque se adapte a la categoría.

El Maracena metió el miedo en el cuerpo. En el minuto 36 pudo abrir la lata. Primero salvó Emilio Muñoz mandando el esférico a saque de esquina. Y en la continuación de la acción fue Higinio, quien con el meta jienense ya batido, salvó bajo palos con la testa el remate de Luiso.

La conexión entre Dani Fragoso y Copete sirvió para contestar al dominio que estaba ejerciendo, un tanto tiránico, del Maracena.

A Jordi le cayó un balón en el área que Emilio atajó por bajo. El Maracena pudo haberse marchado al descanso con ventaja en el marcador. Los visitantes disfrutaron de las mejores ocasiones de gol y enfilaron el túnel de vestuarios pensando que habían perdonado en exceso.

Llegados al descanso tocaba deleitarse con el lavado de cara realizado al coliseo blanco. Hay que reconocer el esfuerzo de esta nueva junta directiva: mejoras varias en las instalaciones, pintura de cabinas y uniformidad de la publicidad con los colores blanco y morado del club. Lo que debe mejorar, se está trabajando en ello, es el estado del césped que se fue deteriorando con el transcurrir de los minutos.

Tras la reanudación, el Real Jaén volvió a poner las ganas. Y gracias a Copete también el gol. El primero en competición liguera de los blancos. El siete del Real Jaén controló con una precisión quirúrgica un balón aéreo buscando la espalda de la defensa granadina, salvó con otro toque la desesperada salida de Juanpa y sólo tuvo que alojar el esférico en la red. Más fácil contarlo que hacerlo. Mucha clase la de Nando Copete a la hora de la definición.

El estrés y la angustia pueden cortar las alas de la valentía, el atrevimiento y la libertad creativa de los futbolistas. Por eso hay partidos en los que lo único que vale es ganar. Porque en este deporte solo se corre en ayuda del que al final suma los tres puntos en su casillero.

Un gol fortalece la idea defensiva del equipo que pasa a ganar. El conjunto obligado a remontar canjea orden por ir a buscar el empate, y rompe el equilibrio de pizarra, lo que provoca una batalla en la parcela ancha del terreno de juego.

Cuando se está por debajo en el marcador la ansiedad por igualar la contienda se impone al miedo a perder, y los equipos salen de su zona de confort.

Y eso fue lo que sucedió tras el tanto local. Porque el gol es la llave que lo abre todo. Hay equipos que tienen mucho juego pero que carecen de gol. Y hay otros que lo encuentran incluso cuando peor juegan. Estuvo a punto de confirmar esta teoría el Maracena. Un error de la defensa jienense dejó a Molina completamente solo ante Emilio pero cruzó en exceso su disparo.

Migue Montes tuvo en sus botas, en dos acciones consecutivas, la sentencia. La primera, tras asistencia de Copete mandó el balón a las nubes y en la segunda se topó con Juanpa bien colocado.

Copete volvió a dar una lección de fina definición pero los encargados de repartir justicia anularon una acción que había acabado con el balón alojado en la red.

En los últimos minutos el Real Jaén anduvo por el filo de la navaja. Manolillo, con suspense, no firmó la sentencia y Jonhy, por muy poco, estuvo muy cerca de haber logrado la igualada en la siguiente acción.

Juanpa evitó el cero a dos tras un potente disparo de Copete. Intercambio de golpes con el duelo consumiendo los últimos minutos.

Y alegría en la parroquia local con el pitido final. El Real Jaén ya sabe lo que es ganar en Tercera División. Ahora toca seguir remando porque la travesía no será cómoda.

Fotos

Vídeos