Real Jaén y Linares

El Real Jaén se hace con el derbi

Los jienenses y los azulillos necesitan ganar. / Juande Ortiz

JOSÉ A. GUTIÉRREZ Y ÁNGEL MENDOZAJAÉN Y LINARES

Un derbi jienense, un clásico provincial para puristas que consideran que derbi sólo se puede llamar a los duelos entre equipos de la misma ciudad, una fiesta del fútbol para todos. Marcada por las protestas, de ambas aficiones, por los precios fijados y los cambios de los grupos de animación por cuestiones de seguridad.

Cobrar 15 euros para ver un partido en Tercera División, aunque en cada casa quien manda decide, no parece muy sensato. Y por eso el choque se verá deslucido. La Federación de Peñas del Linares ha renunciado al tradicional desplazamiento masivo (se cancelaron los tres autocares previstos) y esta política de precios también ha recibido quejas por parte de aficionados de la capital jienense. La directiva del Linares se sentará en la grada, como protesta, y no en el palco. Además, colectivos como Orgullo Lagarto han mostrado su malestar por el cambio de ubicación y anuncian que no lo aceptan. Organizarán también un corteo, en coordinación con la Federación de Peñas, para bajar al estadio.

En lo meramente deportivo ambos bloques llegan al duelo con la necesidad de dejar los tres puntos en su faltriquera para no alejarse de los puestos de privilegio.

En los locales, Salva Ballesta podrá contar con todos sus efectivos a excepción de Ramón, que sufre molestias en el abductor.

Banderas

El Ayuntamiento de Jaén facilitará una gran bandera de España que será mostrada en el Nuevo Estadio de La Victoria antes del partido y también se repartirán 5.700 cartulinas con la enseña de España.

El Linares ve aligerada su lista de bajas previstas para el duelo de esta tarde. Rubén Palomeque, el lateral derecho que vino hace un mes de la Serie B italiana, por fin tienen el permiso de la RFEF para jugar.

Ya había debutado, lo hizo en El Palo, cuando tras recibir su tránsfer la federación dio el visto bueno a su traspaso, pero después de ese partido le volvieron a requerir al club documentación relativa al defensa, por lo que se perdió el siguiente compromiso contra el Antequera. Aguado podrá alinearle en la zaga, sea como lateral o como central, porque el recurso por la expulsión de Josema no prosperó y Palomeque es un hombre que puede hacer perfectamente de 4.

Con Javi López en la fase final de su recuperación, Joselu aún en las mismas de las últimas semanas, con Braim y Barba entre algodones, el técnico del Linares volverá a tener que elegir entre José Manuel o Pekes para formar de inicio, poner a los dos supondría quedarse sin refresco para la punta y, al tratarse de un partido como visitante, parece excesivamente arriesgado jugar con dos puntas de salida cuando lo que el Linares necesita es que su centro del campo carbure como es debido para tener controlado el juego de los hombres de Ballesta.

No estará Omar Monterde, no se le espera. Uno de los refuerzos estrella de las últimas semanas aún no tiene el visto bueno para cambiar de la liga polaca a la española, aunque se esperaba su debut en La Victoria, tiempo suficiente ha transcurrido, pero como en el caso de Palomeque, la burocracia va demasiado despacio y desespera a un Linares que quiere tener ya a sus mejores hombres disponibles.

Fotos

Vídeos